BAQUIA

El Supremo de EEUU echa abajo una ley contra la pornografía infantil virtual

Los defensores de que desaparezca en Internet cualquier tipo de imagen que se acerque lo más mínimo a la pederastia han recibido un duro revés después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos haya echado por tierra la ley que luchaba contra la creación, distribución o posesión de pornografía infantil \”virtual\”, que utiliza imágenes digitales o jóvenes haciéndose pasar por niños.

La ley desterrada data de 1996 y contemplaba penas de cárcel para todo aquel que dispusiera o distribuyera cualquier tipo de imagen (fuera virtual o no) sexual de niños menores de edad. El tribunal entiende que la ley era demasiado amplia y que podía atentar contra muchas formas legítimas de expresión.

El Tribunal considera que los principios de la Libertad de Expresión se aplican \”con toda su fuerza\” en la era digital. La \’Child Pornography Prevention Act\’ de 1996 \”prohibe expresiones que no evidencian crímenes y no crean víctimas en su producción\”, dicta el tribunal en su penúltima decisión amparando los principios de la Primera Enmienda en Internet. Para los magistrados del Supremo, la ley prohibía \”la representación visual de una idea —adolescentes realizando alguna actividad sexual— que es una realidad en la sociedad moderna y ha sido tema del arte y la literatura durante décadas\”.

Seis jueces votaron por declarar la ley inconstitucional, recogiendo la demanda de una asociación de la industria de entretenimiento para adultos que se denomina Free Speech Coalition, mientras que un séptimo está de acuerdo en que el gobierno no puede, constitucionalmente, convertir en crimen el presentar a adultos haciéndose pasar como niños, pero se une a otros dos magistrados al apoyar la cláusula que criminaliza a las imágenes generadas por ordenador. La sofisticación tecnológica, afirman los tres jueces disidentes, hace muy fácil para los pornógrafos evitar su responsabilidad arguyendo que las escenas pornográficas no implican a niños reales.

Los dos miembros del Supremo que apoyan el texto completo de la Ley afirman que el Tribunal debiera mantener la Ley aplicándola solo al material que es indistinguible de la pornografía infantil real, y no a las películas de Hollywood y otras formas de entretenimiento que quieren proteger.

De hecho, entre las argumentaciones de los detractores de la Ley se puede leer que \”dado que Julieta tenía 13 años en la obra de Shakespeare, cualquier versión moderna de Romeo y Julieta podría teóricamente vulnerar la legislación, junto a otras películas premiadas por la Academia como Traffic o American Beauty, en los que aparecen adolescentes en escenas sexuales explícitas\”.

El fondo del asunto es que la \’Child Pornography Prevention Act\’ no actuaba sólo contra la obscenidad, sino que, curándose en salud ante la llegada de la era digital, se aplicaba a \”cualquier representación visual\” que \”es, o aparenta ser, un menor en una conducta sexual explícita\”. También se ha votado en contra de otra cláusula que hacía ilegal la publicidad o promoción de material de tal forma que da la impresión de que es pornografía infantil real.

En 1997 el Tribunal Supremo echó abajo la \’Communications Decency Act\’, la primera iniciativa gubernamental para evitar que los infantes tengan acceso a la pornografía en Internet. El Congreso pasó después una versión edulcorada, la Child Online Protection Act, que va camino del TS tras la demanda de la American Civil Liberties Union.

  • Más en Washington.com y NYT.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios