BAQUIA

El vídeo bajo demanda, el futuro de la televisión interactiva

Los sistemas de vídeo bajo demanda ofrecen grandes posibilidades para la distribución de contenido audiovisual. A través de una conexión de banda ancha, el usuario elige el programa que quiere ver y cuándo lo quiere ver. El principal obstáculo para la implantación de estos sistemas es el crecimiento de las conexiones de banda ancha en los hogares, donde se concentrarán los usuarios.

Los sistemas de televisión interactiva actuales ofrecen unas posibilidades limitadas de elección de canales, emisiones programadas, charlas, mensajes y comercio electrónico. Los sistemas de televisión interactiva actuales ofrecen unas posibilidades limitadas de elección de canales, emisiones programadas, charlas, mensajes y comercio electrónico. Pero los sistemas de vídeo bajo demanda ofrecen mucho más. A través de una conexión de banda ancha, el usuario elige el programa que quiere ver, en el momento que desee comenzar a verlo. Durante la reproducción del programa puede detenerlo o rebobinar, como si se tratase de su propio aparato de vídeo.

La limitación fundamental para la implantación masiva de los sistemas de vídeo bajo demanda (VOD, video-on-demand) es el ancho de banda. Empleando vídeo comprimido en formato MPEG con una calidad cercana a la de la televisión actual, el ancho de banda necesario está entre 500 y 740 Kbps.

Con 100 usuarios, el ancho de banda necesario en la cabecera de la línea alcanza los 50 Mbps, si se emplean los sistemas de transmisión individuales (ODSC, On Demand Single Cast). De este modo, a cada cliente se le asigna un canal exclusivo y turno de transmisión, con lo cual si la demanda es muy elevada puede tener que esperar.

Cuando las redes disponen de la tecnología multicast, en la cual se transmiten los mismos datos desde el servidor a varios clientes simultáneamente sin necesidad de multiplicar el ancho de banda, caben varias soluciones. La primera es Phase Multicast (PMC) en la cual cada cierto tiempo se arranca una fase de transmisión a varios clientes a la vez. Los clientes se ven obligados a esperar al principio de una fase, pero este intervalo se puede controlar.

Con el sistema On Demand Multicast (ODMC) se consigue un compromiso entre los dos anteriores. Si la carga de la red es pequeña, los datos se transmiten en individualmente con ODSC. Cuando la carga es elevada, se cambia a PMC, con lo que el tiempo de espera hasta que comience una fase puede ser menor que el que requeriría esperar en la cola, si se empleara la transmisión individual. En ambos casos, los datos no son enviados por una sola cabecera, sino que se encuentran en "cache" en redes de distribución de contenido (CDN, Content Delivery Network), que actúan como repetidores.

En el mes de julio, en Texas y St. Louis se comenzarán a prestar los servicios de vídeo bajo demanda de la compañía Diva a través del acuerdo entre la compañía de TV por cable Charter Communications. Los clientes podrán recibir, detener y rebobinar las películas y teleseries descargadas mediante un dispositivo (set top box) similar a los decodificadores actuales.

Según un análisis de Forrester, los espectadores no recibirán contenidos audiovisuales a través de Internet, sino que las compañías cinematográficas y de medios centrarán sus esfuerzos en el cine digital y el vídeo bajo demanda a través de las redes de cable.

Mientras que la transición hacia las salas digitales tiene como objetivo mejorar la experiencia del espectador y mantener el interés en el circuito, la introducción de sistemas de VOD causará en un primer momento una reducción de los ingresos debido a la reducción en los alquileres de películas en cinta y DVD. Mientras que los alquileres de vídeo supondrán un 65% de los ingresos de las distribuidoras en 2001, puede caer hasta el 40% en 2005, fecha en la que se espera que el 25% de los hogares en EEUU dispongan de servicios de vídeo bajo demanda.

Un estudio reciente indica que el 38% de los usuarios actuales de banda ancha demandan VOD como servicio, de los cuales el 60% estaría dispuesto a pagar por él.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios