BAQUIA

El zoom de Google llega muy lejos

Google se está convirtiendo en un dinosaurio demasiado grande, con una presencia y un peso cada vez mayor en todos los ámbitos; por ello, aumenta el número de personas que empiezan a ver a la empresa como un gigantesco imperio amenazante, cuando hace unos años su imagen era la de un buen negocio en crecimiento que, además, caía simpático gracias a su útil servicio. Incluso la UE ha manifestado su preocupación por su política de retención de datos perosnales.

La imagen de Google está cambiando, y como consecuencia de ello, ya hay mucha gente que no está dispuesta a permitirle cualquier cosa. Este es el caso de Mary Kalin-Casey, cuya situación está dando mucho de que hablar. Se queja de que Street View, una nueva aplicación de Google que complementa al servicio Google Maps con fotos a pie de calle, ha fotografiado a su gato cuando éste estaba cerca de la ventana de su casa, violando así su intimidad.

El caso, pese a su contenido algo absurdo y a las burlas que ha generado, tiene cierta miga. Cuando la señora Kalin-Casey vió la foto de su gato decidió mandar un e-mail, para denunciarlo, al blog Boing Boing. Desde entonces, esta web ha estado debatiendo a fondo sobre las implicaciones con respecto a la privacidad de este nuevo servicio.

Lo cierto es que, al final, el mayor beneficiado de todo esto puede ser el de siempre, que no es otro que Google, la empresa fabricante del producto. El asunto de Street View y el gato de la señora Kalin se está propagando por la Red a la velocidad de la luz, y se está convirtiendo en un tema divertido y apropiado para hacer chistes o crear secciones humorísticas, al tiempo que crece la popularidad del nuevo sistema desarrollado por la empresa de Montain View.

Ya hay varias webs que están rogando a sus usuarios para que les envíen imágenes interesantes capturadas por el servicio de Google, y en Wired.com los internautas pueden votar las mejores fotos urbanas de Street View.

Lejos de tomarse este asunto a broma, Google ha emitido algunos comunicados sobre este tema, para tranquilizar a aquellos que, como la señora Kalin, estén preocupados por su intimidad. Según Google, Street View sólo toma fotografías de lugares públicos, de la misma forma que puede hacerlo cualquiera que vaya paseando por la calle. Aún así, y después de consultar con las autoridades pertinentes, Google ha decidido permitir a los usuarios la opción de solicitar la eliminación de aquellas fotos que crean que violan su privacidad.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios