BAQUIA

Entrevista con Michael Perkins, parte III

¿Cuáles cree que serán los valores que se verán más afectados? ¿Cree que esta explosión de la burbuja afectará por igual a empresas en negocios “business-to-consumer” (dirigidos al consumidor final) que a las que estén en el subsector del “business-to-business” (servicios o productos dirigidos a otras empresas)?

En esto hay algo que podríamos denominar el efecto “me-too” (yo-también). Hoy en día, cualquier cosa que esté relacionada con Internet, o que tenga un “punto com” en su nombre, parece salir beneficiada. Pero los sectores van cambiando. Así, mientras ciertas IPOs que habían tenido gran éxito, como Theglobe.com, iVillage.com, o TheStreet.com, están en estos momentos entre un 65 y un 80 por ciento por debajo del cierre del primer día de su cotización, parece como si la siguiente fiebre fuera la de las empresas de “business-to-business”. Las OPV de este tipo de empresas, sin embargo, siguen engrosando las filas de las empresas que han batido récords de alzas en su primer día de cotización, a pesar de que ello a veces produce situaciones algo extrañas.

Este es el caso, por ejemplo, de Sycamore Networks, que salió a bolsa el pasado 21 de octubre y vio como el valor de sus acciones subía un 386% el primer día. En estos momentos, la capitalización bursátil de la empresa asciende a 20.000 millones de dólares (3,3 billones de pesetas), a pesar de que sólo obtuvo unos ingresos de 30 millones de dólares (4.950 millones de pesetas), provenientes prácticamente de un sólo cliente.

Otro buen ejemplo es el de Akamai Technologies, que opera en el ámbito de las infraestructuras de Internet. En su primer día de cotización, el pasado 29 de octubre, obtuvo una revalorización del 458%. La empresa tiene hoy una capitalización bursátil de 17.000 millones de dólares (2,8 billones de pesetas); no está nada mal para una empresa con ingresos de 1 millón de dólares al año y que en los nueve primeros meses de 1999 perdió más de 28 millones de dólares (4.620 millones de pesetas). Y es que, además, catorce meses antes esta compañía no hubiera podido tener tan buena acogida por los inversores, por la sencilla razón ni siquiera existía.

Akamai supone un ejemplo extremo de lo que se está convirtiendo en habitual en el presente boom de las OPV: el tiempo que transcurre desde que una empresa obtiene su primera financiación de capital riesgo hasta que sale a bolsa se ha reducido drásticamente. “Se ha llegado a un punto en el que una compañía se reúne en la misma época con la gente del capital riesgo y con los bancos de inversión con vistas a la OPV”, nos dijo un día Irv DeGraw, director de investigación de WorldFinanceNet.com, una empresa de Florida.

Este ciclo de vida acelerado de las empresas de Internet hace que los implicados, con casi toda seguridad, obtengan sus beneficios y ventajas de forma muy rápida, en el momento en que sus empresas se fusionen, sean compradas por corporaciones de mayor tamaño, dejen de operar, o prolonguen lánguidamente su existencia como meros habitantes de la noche de los muertos vivientes.

Recientemente, algunas empresas europeas han dado el salto al Nasdaq y particularmente, empresas como Terra Networks o Jazztel se han estrenado con OPVs que muchos han calificado de éxito. ¿Cree que la burbuja se está trasladando también fuera de los Estados Unidos, por ejemplo a Europa?

Terra Networks es un buen ejemplo del tipo de empresas de Internet cuya cotización ha enloquecido. Terra, de la que Telefónica posee el 70 por ciento, tiene un claro potencial, ya que proporciona acceso a Internet y contenido local a casi un millón de clientes en mercados de habla hispana y portuguesa. Tiene intención de lanzar portales dirigidos a la población hispana de los Estados Unidos, y planea una agresiva expansión en Latinoamérica, planeando este año inversiones de más de 600 millones de dólares (casi 100.000 millones de pesetas) en la adquisición de proveedores de acceso y portales en todo el continente.

La víspera de la IPO, nuestra Redherring.com calificó la salida como “Muy Caliente” (en argot bolsístico) incluso siendo una empresa con pérdidas netas de 15,3 millones de dólares (2.524 millones de pesetas) e ingresos de tan sólo 8,4 millones de dólares (1.386 millones de pesetas) en los seis primeros meses de 1999. En efecto, las acciones subieron como la espuma el primer día, llegando a $55, hasta cerrar en $38.25 por acción, es decir, un incremento del 185%. Los días siguientes, la realización de beneficios por parte de los inversores hizo descender la acción hasta $31,75 pero, sin embargo, estos últimos días ha vuelto a subir hasta los 47 dólares.

En este sentido, Terra Networks es un ejemplo perfecto de valores volátiles en medio de una burbuja especulativa.

Por lo que se refiere a Jazztel, creo que el comportamiento de sus acciones seguirá el mismo patrón que el de Terra, aunque es demasiado pronto para afirmarlo [Nota: estos comentarios se hicieron la noche del pasado 9/12, cuando acababa de cerrarse la sesión en la que Jazztel se estrenó en el Nasdaq].

Rotundamente, la burbuja de Internet ha llegado ya a los mercados europeos, con las consiguientes tensiones en los mercados y la inevitable volatilidad.

Para terminar: ¿qué diría a quienes poseen acciones de empresas del sector de Internet?

Nuestra recomendación básica es: “¡Vendan ahora!” Y es que, con pocas excepciones, las 133 empresas que forman parte de nuestro análisis [Nota: puede verse la lista completa] están sobrevaloradas. A pesar de que mucha gente nos acuse de ser unos descreídos de la Nueva Economía, o directamente de ser unos traidores a nuestro hogar, siendo como somos del propio Silicon Valley… ha llegado el momento de bajarse de este vehículo que distorsiona la realidad, y distinguir entre lo que es real y lo que no es más que un “bluff”. Actúen antes de que sea demasiado tarde.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios