BAQUIA

EPIC defiende a los estudiantes frente a Hollywood

El Centro de Información para la Intimidad Electrónica (Electronic Privacy Information Center o EPIC) ha lanzado un contraataque en la batalla que mantiene la industria del cine por acabar con el intercambio de películas a través de las redes P2P en los centros universitarios estadounidenses.

Hace un mes, las asociaciones que defienden los intereses de discográficas y estudios de cine en EEUU—Recording Industry Association of America (RIAA) y Motion Picture Association of America (MPAA)— enviaron una carta a de más de 2.000 universidades en la que denunciaban que los estudiantes utilizaban los recursos del campus para bajarse música y películas de Internet, actividad que viola la ley federal.

\”Estamos preocupados por el creciente número de estudiantes que utilizan las redes universitarias para piratear obras protegidas por copyright. Pensamos que se necesita un gran esfuerzo, disciplinado y continuo, para controlar la piratería. Los estudiantes deben saber que están infringiendo la ley. No hay ninguna diferencia entre [bajarse música de la Red y] entrar en la biblioteca del campus y robar un libro\”, explicaban los propietarios de derechos en su misiva a los rectores.

EPIC ha entrado al trapo enviando una carta a las universidades en la que sugiere que se lo piensen dos veces antes de controlar la utilización de sus redes. En el pasado, un asunto parecido —los centros educativos comenzaron a prohibir el uso de Napster tras las amenazas de la RIAA— casi provoca una revuelta en las aulas.

\”La vigilancia del contenido de las comunicaciones es incompatible con la misión de las instituciones educativas de fomentar el pensamiento crítico y la investigación\”, afirma EPIC. \”La vigilancia reprime los comportamientos y puede aplastar la creatividad que debe prosperar en el ambiente educativo\”, añade.

Esta ONG defensora de los derechos civiles, que recientemente \’metió sus narices\’ en España para decir que la LSSI viola los derechos humanos, asegura ser consciente del problema que afrontan las universidades —perseguidas por los propietarios del copyright y con sus redes a punto de reventar por el traficó de mp3—, pero advierte que la estrategia de la monitorización será una \’carrera armamentística\’, en la que los administradores de redes se dejarán los cuernos para combatir el software, cada vez más sofisticado, que se utiliza para evadir los controles.

La propuesta de la industria pasaría a las universidades la patata caliente, ya que deberían \”dedicar recursos escasos a vigilar las comunicaciones e identificar y \’procesar\’ a los individuos sospechosos de utilizar las redes P2P para cometer violaciones de los derechos de autor\”, sostiene EPIC.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios