BAQUIA

España, 24º país que más aprovecha las oportunidades que ofrece Internet

El mundo está cada vez mejor preparado para aprovechar las oportunidades que ofrece Internet, según indican los datos del informe The e-readiness 2006 rankings, elaborado por The Economist Intelligence Unit en colaboración con IBM.

En este momento existen más de 1.000 millones de usuarios de la Red y 2.000 millones de usuarios de teléfonos móviles. Casi todos los países han ido mejorando sus puntuaciones, y la distancia que separa al primer país de la lista y del último ha disminuido. De hecho, los mayores índices de mejora se encuentran entre las naciones que ocupan los últimos puestos del ranking.

España ocupa el puesto 24 de esta clasificación, con una puntuación que supera en 0,26 puntos la obtenida en 2005. Esto supone que hemos tenido un crecimiento ligeramente superior al de la media europea, que está en 0,20 puntos.

De hecho, en Europa hay sólo tres países con un índice de incremento superior al de España y Dinamarca (0,26 puntos): Alemania (0,31), Holanda (0,32) y Bélgica (0,28). A pesar de este crecimiento, en 2006 nuestro país ha descendido un puesto en el ranking.

Por lo que respecta a Europa se refiere, ocupamos el puesto 13 de los 16 países analizados, la misma posición que en 2005. La puntuación de cada país se obtiene analizando estos parámetros:

– Grado de madurez del tejido empresarial y potencial para atraer inversiones en los próximos cinco años.

– Entorno legal y político, así como las leyes relacionadas con la utilización de Internet.

– Entorno social y cultural. En esta categoría se evalúan la aceptación y experiencia en el uso de la Red en cada país, los conocimientos técnicos de los trabajadores y la propensión a la innovación en los negocios y al impulso del espíritu emprendedor.

– Adopción de las prácticas e-business por consumidores y empresas. Es decir, el porcentaje de la distribución (venta al público) que se realiza a través de la Red, el grado en el que Internet se está utilizando en la automatización de los procesos tradicionales de negocio o el porcentaje del PIB que invierten los gobiernos en tecnologías de la información.

– Conectividad e infraestructuras tecnológicas, categoría que valora la disponibilidad, precio, calidad y fiabilidad de los servicios relacionados con la telefonía, ordenadores personales e Internet.

España está en la media europea de los tres primeros parámetros, sin embargo, en los tres últimos la puntuación se encuentra ligeramente por debajo.

Estas son algunas de las principales conclusiones del informe:

Europa mantiene su posición de liderazgo, ya que copa 6 de los 10 primeros puestos. Dinamarca (en primer lugar), Suecia (4º) y Finlandia (7º) siguen siendo de los mejores en áreas como conectividad, utilización del teléfono móvil e Internet.

Entre los países que han hecho los mayores progresos en 2006 se encuentran Australia (puesto número 8), Canadá (9º puesto), Lituania (38º) y, en los puestos finales del ranking, Argelia (63º).

Existen múltiples caminos para incrementar el aprovechamiento de las oportunidades que ofrece Internet; los resultados indican que las inversiones en las redes son indispensables para lograr este objetivo.

Pero existen países como Bulgaria (44º), India (53º) y Vietnam (66º) que, aunque no presenten altos niveles en infraestructuras y desarrollo económico, están mejorando su posición en la lista a través de otros elementos, como el desarrollo de capacidades relacionadas con la externalización de funciones tecnológicas.

Asimismo, allí y en otros lugares del mundo en vías de desarrollo, el incremento en el uso de software de código abierto está provocando un crecimiento del acceso a las tecnologías de la información por parte de las empresas privadas y también del sector público.

La innovación es imparable: compañías de muchos países están experimentando nuevos modelos y procesos de negocio. Un ejemplo es el reto que suponen para las compañías de telecomunicaciones los nuevos proveedores de servicios de VoIP.

A su vez, las empresas de telecomunicaciones están lanzando televisión sobre IP, lo que presenta un reto para las compañías de cable y las cadenas de televisión. La innovación también continúa en el sector público, con el más claro ejemplo en Europa, donde las iniciativas público/privadas están haciendo que los servicios de administración electrónica sean más accesibles para los ciudadanos.

La conectividad de banda ancha es ahora un factor de distinción entre los países que es cada vez menos importante, puesto que hay otros aspectos como la innovación, la seguridad de la información y el compromiso de los gobiernos con el desarrollo digital que se han alzado como verdaderos elementos de diferenciación.

Se ha reducido la distancia entre los países de los primeros puestos del ranking y los últimos en cuanto al desarrollo en banda ancha. En los últimos dos años, las tasas de crecimiento en banda ancha en estados como Corea del Sur o Japón se han estabilizado, mientras que Noruega, Suiza y otros han ganado terreno.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios