BAQUIA

España tiene un año para debatir sobre las patentes de software

La moción que presentó el senador del PSOE Felix Lavilla hace pocos días solicitando un aplazamiento en las decisiones sobre la propuesta de Directiva sobre patentabilidad del software ha tenido éxito. Ayer por la tarde se aprobó por unanimidad el aplazamiento de dicha directiva. Resulta destacable que los senadores han recalcado la importancia que han tenido las acciones e información ofrecida por los grupos relacionados con el software libre ProInnova e Hispalinux para adoptar esta postura.

Lavilla instaba al gobierno español en su moción a que \”defienda en todos los ámbitos de la Unión Europea que proceda, el aplazamiento en la aprobación de la Directiva sobre la patentabilidad de las invenciones implementadas por ordenador durante el plazo mínimo de un año\”.

Ahora queda por delante un año en el que se pretende debatir públicamente la conveniencia de esta propuesta europea. Literalmente, para \”analizar con rigor las ventajas y los inconvenientes para la investigación en materia de software en la Unión Europea, dando participación a los expertos científicos y tecnológicos de nuestro país, organizaciones políticas, sociales y colectivos interesados en la materia\”.

La directiva de la que tanto se habla, que ahora se encuentra en fase de condecisión, fue publicada a finales del pasado mes de febrero por la Dirección General para el Mercado Interno de la Comisión Europea, e inmediatamente desató multitud de protestas entre la comunidad tecnológica del Viejo Continente ya que propone la aplicación de las patentes sobre lo que ellos llaman \”programas producto\”.

Esta directiva, que ha sido acusada por EuroLinux de intentar \”reemplazar los límites claros sobre patentes con palabras vacías\”, se ha apoyado de manera importante (entre otras cosas) en un informe de la BSA, la alianza de las grandes empresas de sofware (casi todas estadounidenses) creada para defender sus intereses y en contra de la piratería.

Está muy bien que la Unión Europea pretenda alcanzar a Estados Unidos en determinados aspectos, como el porcentaje de conectados o la calidad de las conexiones por poner un par de ejemplos, pero esta equiparación colocaría a las empresas europeas en una posición muy delicada ante las estadounidenses, que han patentado hasta el hiperenlace, poniendo en peligro la innovación tecnológica en este continente.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios