BAQUIA

España y los contenidos digitales: una oportunidad de oro

España debe aprovechar la oportunidad que se presenta actualmente de conformar un tejido industrial nacional en torno al mercado de los contenidos digitales.

Si en la última década hemos asistido a diferentes oleadas tecnológicas y de negocio en las que se han creado industrias de gran relevancia (Internet es un claro ejemplo), el sector de contenidos digitales se está configurando como el siguiente en explotar, según el estudio Contenidos digitales. Nuevos modelos de distribución online, del Grupo de Análisis y Prospectiva del Sector de las Telecomunicaciones.

Los vídeojuegos, la música y el vídeo digital se han convertido en la palanca de desarrollo del ocio en la Red, un emporio de entretenimiento audiovisual que generó en nuestro país 8.604 millones de euros en 2005.

Aunque la importancia estratégica de los contenidos digitales está fuera de toda duda, existen numerosas incertidumbres sobre cuáles serán los contenidos y los modelos de negocio que tendrán éxito.

A vueltas con el canon

El canon por copia privada debe ser contemplado como una solución parcial y transitoria. Deberá abandonarse paulatinamente a medida que se consoliden nuevos modelos de negocio, maduren las soluciones tecnológicas de gestión de derechos y se difunda la conciencia social sobre derechos y deberes en materia de propiedad intelectual.

El modelo del canon no debería en ningún caso impedir el desarrollo de sistemas más eficientes de gestión de derechos basados en tecnologías DRM. La nueva regulación debe incentivar la inversión en nuevas redes de acceso y eliminar la incertidumbre sobre si se regulará su uso por terceros.

El mercado del vídeo digital es hoy en día el gran impulsor del desarrollo de nuevas redes de acceso y de nuevos modelos de negocio asociados a una televisión más personalizada. Este sector es la gran apuesta y el gran riesgo para los operadores de telecomunicaciones.

En él se juegan su posición en la cadena de valor en los próximos años y su capacidad para aumentar sus beneficios y los ingresos mensuales por usuario.

El debate que se plantea es si triunfará el modelo impulsado por los operadores de telecomunicaciones bajo el concepto de televisión a la carta o vídeo bajo demanda, o el patrocinado por los ISP, basado en el acceso a contenidos en formato descarga o streaming desde portales específicos.

Tendencias

En el mercado de distribución digital de películas, la clave está en la redefinición de las opciones de explotación. La descarga de películas se posicionará a corto plazo en las ventanas de alquiler y/o venta de DVD.

A medio plazo se producirán estrenos de películas en la Red (ya se producen, de hecho). Sólo en este último escenario podrán justificarse económicamente las inversiones en las nuevas redes de acceso de alta capacidad.

En cuanto a la música, el modelo de negocio basado en la suscripción mensual ha abierto nuevas posibilidades asociadas a los entornos de conexión casi permanente. En este tipo de servicios, el cliente tiene acceso a todo el catálogo musical del proveedor y selecciona los temas que le interesan a través del streaming de audio, que permite la recepción instantánea.

Para los operadores y fabricantes de móviles, los servicios de música se convertirán en elementos estratégicos, en un intento de posicionar el móvil como un reproductor portátil de música.

España es el cuarto mercado europeo en ventas de hardware y software al respecto, tras Reino Unido, Alemania y Francia, con un volumen de negocio en 2005 de 863 millones de euros. De ellos, 537 millones aproximadamente proceden de la adquisición de programas de vídeojuegos.

Más y mejor tecnología

La actualización de las redes de acceso para los nuevos modelos de negocio, que requerirán un ancho de banda en cada hogar de entre 20Mb y 100Mb, exige inversiones muy importantes. Sin un claro modelo de retorno sobre éstas -que deben acometer los operadores, para desplegar las nuevas redes de acceso de alta capacidad- será imposible que éstas puedan realizarse.

La aparición de modelos P2P legales sobre los que se apoyarían los ISP sin red propia para competir con el servicio de distribución que ofrecen los operadores de telecomunicación con red propia plantea un nuevo escenario de competencia. En cualquier caso, este modelo de negocio requiere la colaboración de los usuarios y por tanto presenta ciertas debilidades frente al modelo de los operadores.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios