BAQUIA

Europa da luz verde al impuesto sobre los productos digitales

La Unión Europea ha aprobado hoy una ley mediante la que se requerirá a las empresas no europeas gravar con el IVA los productos digitales —música, juegos, software, servicios informáticos y contenidos informativos culturales, artísticos, deportivos, científicos, educativos y recreativos— vendidos a través de Internet a los particulares residentes en algún país de los Quince, con lo que pretende acabar con las desventajas fiscales que lastran la competencia de las empresas europeas de juegos de ordenador y software frente a las estadounidenses.

La directiva que se apruebe respetará el actual régimen impositivo de la UE, en el que se determina que a todos los bienes destinados al consumo de los Quince se les debe añadir el IVA, algo que no sucede con aquellos cuyo destino sea el extranjero. La nueva norma, dice la UE, pondrá a las empresas no europeas al mismo nivel que los negocios europeos, que deben pagar el IVA.

La intención de la UE levantó pronto las iras del Departamento del Tesoro estadounidense. La administración Bush mostró su \”seria preocupación\” por la idea y la intención de elevar sus quejas hasta la Organización Mundial del Comercio. \”La propuesta puede ser potencialmente incompatible con las obligaciones de la OIT, en particular el propósito de aplicar el trato nacional a los bienes y servicios extranjeros\”, afirman desde el Departamento del Tesoro.

Bajo la regulación estadounidense, diseñada para fomentar el comercio electrónico —a finales del año pasado se aprobó una moratoria de dos años (más) para los impuestos sobre el e-commerce— a las empresas no se les grava la venta de productos distribuidos vía Internet, ni dentro ni fuera de las fronteras de EEUU. Los Estados —y las más de 7.500 jurisdicciones impositivas diferentes que existen en Estados Unidos— afirman desairados que dejaron de ingresar 13.300 millones de dólares el año pasado por culpa la moratoria.

Gracias al carácter internacional y carente de fronteras de Internet, las empresas estadounidenses, más avanzadas, ganan fácil acceso al mercado europeo, algo que la UE pretende ahora limitar para proteger al débil (las empresas europeas).

Pero a partir del 1 julio de 2003, las empresas que vendan productos digitales a los europeos desde fuera deberán registrarse en un estado miembro de la UE y aplicar el correspondiente impuesto sobre el valor añadido (IVA) según el país donde resida el consumidor.

El IVA también se aplicará a todos los servicios electrónicos que se descargan por la Red, al igual que a las suscripciones y al pay-per-view de las retransmisiones de radio y TV. Las empresas europeas, que ya tienen que pagar el IVA por las transacciones a los consumidores de dentro del continente, están exentas, sin embargo, de aplicarlo cuando venden productos o servicios a los no residentes en Europa.

El Comisario de la UE Frits Bolkestein se felicitó por la decisión del Consejo de Ministros de aplicar el IVA a los productos digitales: \”Terminará con un serio handicap para la competitividad que actualmente sufren las firmas europeas frente a los distribuidores de servicios digitales de fuera de la UE, tanto cuando exportan al mercado mundial como cuando venden a los consumidores europeos\”.

Pero EEUU cree que esta normativa es discriminatoria y añade presión administrativa a las empresas de su país: \”Seguimos preocupados por la discriminación potencial de nuestras empresas ante los nuevos impuestos que deben pagar y las nuevas cargas administrativas que afrontan\”, dijo Tara Bradshaw, portavoz del Tesoro.

El \’rebote\’ de los EEUU se puede extender dentro de las fronteras de la UE, según varios observadores, ya que la normativa también significa una discriminación de los productos digitales frente al resto (Los e-books, revistas digitales y otros productos y servicios sufrirán el máximo de IVA, cosa que no ocurre con sus equivalentes no electrónicos).

Más en Silicon Valley


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios