BAQUIA

Europa declara la guerra al spam (otra)

España, Francia, Italia, Bélgica, Chipre, República Checa, Dinamarca, Austria, Irlanda, Italia, Lituania, Malta y Holanda. Estos son los trece magníficos que han suscrito un acuerdo que permita identificar y perseguir a los remitentes de spam, que suelen valerse de la ausencia de fronteras para evitar ser localizados.

Probablemente sea más una declaración de buenas intenciones que otra cosa, dada la falta de recursos tanto humanos como técnicos (por no hablar del fuerte desconocimiento de la Red) con la que tiene que apechugar la UE.

El asunto es grave pero también complejo. Mucho se ha escrito en estas páginas acerca de esta execrable práctica, que hace perder a cada empleado una media de diez días de trabajo anuales -por no hablar del coste psicológico-. Pero es que además el spam tiene la virtud de espiar al receptor, ya que pueden colarse por la puerta de atrás en el disco duro a través de cookies y acechar así la navegación.

Además, el rastreo mediante emails es más eficaz: permite relacionar las direcciones de correo con el historial de navegación. Los mensajes que incorporan HTML tienen la misma facilidad que las webs para poner cookies en
los discos duros.

Y lamentamos tener que decir que esto no es nada comparado con lo que se avecina. A medida que las redes de VoIP crecen en número de usuarios, los spammers empiezan ya a lanzar sus astutas redes contra éstos. Los usuarios de teléfonos móviles serán las próximas y masivas víctimas.

Porque los móviles de última generación están muy poco preparados para repeler los ataques de los piratas. Hackers, spammers y demás joyitas pueden hacerse con agendas, listas de contactos y otros datos personalísimos o, el colmo de la invasión de la privacidad, escuchar conversaciones. En definitiva, móviles totalmente inhabilitados.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios