BAQUIA

Europa, inundada de móviles en 2006

En 2006, habrá más de 110 millones de europeos con el móvil pegado a la oreja de forma permanente, según pone de relieve un estudio en el que se han participado los principales analistas del sector. Las nuevas tecnologías, como la ya existente GPRS y la perezosa UMTS, serán los principales cebos que atraerán a aquellos usuarios que se han negado a utilizar un teléfono móvil hasta el momento.

El negocio que generará este tipo de servicios alcanzará los 23 millones de euros, dinero que irá a parar a las arcas de compañías como Vodafone, Orange y Telefónica Móviles, apuntan los analistas, quienes recalcan que los terminales con GPRS o UMTS estarán presente en uno de cada tres países del Viejo Continente. Los primeros usuarios de las nuevas tecnologías de móvil serán los hombres de negocios para los que viajar es algo cotidiano. La necesidad de acceder al ordenador de la oficina o consultar su cuenta de correo electrónico les obligará a echar mano del GPRS, tecnología conocida familiarmente como de segunda generación y media por situarse entre el GSM y el UMTS.

Estas cifras deberán alentar a las compañías a ofrecer, más pronto que tarde, teléfonos móviles GPRS. A día de hoy más de cincuenta operadores europeos disponen ya de sus redes, siendo Escandinavia, Alemania y Austria los primeros países en prestar servicios de estas características.