BAQUIA

Europa se niega a cambiar las condiciones de las licencias UMTS

La Unión Europea (UE) ha dado un no a la propuesta lanzada por las principales operadoras europeas para cambiar las condiciones de las licencias de telefonía de tercera generación, o UMTS. La negativa de la UE profundiza aún más el pozo en el que han caído gran parte de las compañías, que hace dos años pagaron cantidades impensables de dinero por hacerse con alguna de las licencias disponibles.

La Unión Europea justifica su decisión arguyendo que, durante el último año, las telecos europeas han ido por delante de la tendencia general de la economía, al ingresar 224.000 millones de euros y experimentar un crecimiento de mercado cercano al 10%.

Asimismo, Europa también ha rechazado la posibilidad de prolongar la duración de las licencias. Este factor era clave para las operadoras, ya que les hubiera permitido tomarse con más calma el despliegue de la red UMTS. Ante tanto jarro de agua fría, la Comisión ha conminado a las autoridades nacionales a que hagan todo lo que esté en su mano para ayudar al desarrollo del UMTS permitiendo a los operadores compartan antenas y estaciones base.

El retraso en el lanzamiento de terminales con esta tecnología ha contribuido a que buena parte de estas operadoras hayan visto decrecer de forma significativa sus cuentas de resultados. La unión Europea calcula que las inversiones en UMTS alcanzaron en el Viejo Continente 110.000 millones de euros.