BAQUIA

Evolvebank, o el aterrizaje de Lloyds en la banca online española

El reciente desembarco en España (empezó a operar en noviembre) del banco por Internet Evolvebank viene a recrudecer aún más la competencia que en este momento existe en el sector de la banca online. Esta entidad, que ha sido creada especialmente para la Red por el Lloyds TBS, uno de los bancos más importantes y rentables de Gran Bretaña, reaviva la guerra de tipos que mantienen las compañías financieras que ya operan en el país.

Y es que Envolvebank aterriza en España con algunos productos de altísima remuneración para los clientes. Entre ellos, destaca una cuenta que ofrece la rentabilidad más alta del mercado, el 6% TAE (hasta un millón), aunque también tienen una cuenta corriente con el 3% de interés, y una tarjeta de crédito asegurada ante posibles fraudes en operaciones electrónicas.

España es el primer destino de Evolvebank fuera de Gran Bretaña, aunque sus responsables afirman que no es más que un primer paso dentro de una expansión paneuropea en la que pretende captar 850.000 clientes en el año 2003.

Una marca diferente

Evolvebank fue creado por Lloyds como entidad independiente, es decir, como marca y negocio totalmente separado de la matriz. Esto quiere decir que se trataría de un producto similar al Patagon del BSCH o al Uno-e del BBVA, entidades que han apostado por captar clientes compitiendo en la Red, incluso, con sus creadoras.

En Gran Bretaña, no obstante, Lloyds cuenta con Lloydstsb.com, el segundo nodo financiero de Internet más importante del país, sólo por detrás de Egg.com, y con más de 700.000 visitantes únicos al mes. En este caso, el banco cuenta una estrategia similar a la adoptada por entidades como el Banco Popular, el Banco Pastor o Banesto.

Ante el éxito de Lloydstsb.com y los escasos resultados que está obteniendo la banca online en Gran Bretaña, donde todas las entidades están reduciendo de manera drástica los planes de crecimiento, Lloyds ha decidido frenar la expansión de Evolvebank en el país y lanzarlo a Europa. Así, con costes bastante reducidos, (no ha tenido que comprar un banco por Internet sino que ya lo tenía) puede captar a gran número de clientes en mercados en los que no tiene mucha o ninguna presencia y aprovechar de la verdadera ventaja que Internet puede ofrecer a una entidad financiera.

El mercado Español

De este modo, se puede explicar el salto de la entidad británica a España, un país donde incluso algunos de los grandes bancos que ya operan se están cuestionando su propio modelo de negocio en Internet después de haber realizado fuertes inversiones.

Bien en cierto que España es uno de los países de la Unión Europea en los que los servicios de banca electrónica tienen más potencial, pero en este momento, hasta las propias entidades han empezado a preguntarse si están siguiendo una estrategia adecuada. Además, muchos analistas auguran la supervivencia de sólo cuatro o cinco bancos por Internet en el país.

La entidad ha tasado los riegos de dar una alta rentabilidad

La crisis de los valores de la Red y la valoración de mercado que en este momento tienen estas entidades está haciendo que sean injustificables algunas de las inversiones que ya se han realizado. Lo mismo ocurre desde el punto de vista de la captación de clientes que no está siendo tan rápida como se esperaba y que ha disparado los costes de adquisición de nuevas cuentas con respecto al gasto publicitario.

Esto ha llevado a los bancos online que operan en España a una cruenta guerra de tipos en vez de a una adaptación del crecimiento a la generalización de Internet. En la mayoría de casos, las rentabilidades que están ofreciendo superan al interbancario, y de seguir así, difícilmente va a llevarles a los números negros en las fechas que en un principio tenían previstas.

Ventajas competitivas

Ante este panorama, la estrategia de Lloyds puede ser acertada. Por un lado, la inversión realizada en España no es extremadamente fuerte si la comparamos con la que han hecho sus competidores (aunque sí están haciendo una gran campaña publicitaria), cuenta con una pequeña red de oficinas de apoyo y, sobre todo, han tasado previamente los riesgos de ofrecer una gran rentabilidad en sus productos.

Así, la cuenta que ofrece un 6% lo hace sólo hasta el millón de pesetas, es decir, compromete 60.000 pesetas y a partir de esa cantidad dará el 3%, un interés más conservador. Por su parte, en la cuenta corriente, el interés del 3% comienza a contar desde las 100.000 pesetas.

Esto no lo están haciendo otras entidades que pueden disparar los costes de remuneración a sus clientes si captan más usuarios de los que en un principio suponen.

Evolvebank entra en España con ambiciones. Este mismo año piensa captar 60.000 clientes y alcanzar los 250.000 en los próximos cuatro ejercicios.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios