BAQUIA

FedEx compra Kinkos por 2.400 millones de dólares

Federal Express , el gigante de la entrega de documentos en todo el mundo, compra Kinkos, la cadena americana de centros de copiado e impresión con representación en Japón y otros países fuera de EEUU, por 2.400 millones de dólares

¿Qué tiene de interesante esta compra? ¿No se trata de una absorción como otra cualquiera? Puede parecerlo, pero no es así. La tecnología permite cada vez más canalizar actividades y procesos habituales de una empresa en régimen de outsourcing, y la

impresión

y el

fotocopiado

son dos de las funciones que, con mayor frecuencia, van a ser subcontratadas. Con la llegada de sistemas de pago por uso (como el que ofrece ya en España Pulsar Technologies), tanto la impresión como las necesidades de fotocopiado serán, con frecuencia, subcontratadas a empresas especializadas como Kinkos o Pulsar.

¿Dónde está la clave de este nuevo negocio? En la forma de entrega. La rapidez, la proximidad y la capacidad de acceder a bases de datos remotas serán la clave. No es de extrañar que FedEx esté oliendo una nueva línea de negocio a nivel mundial. La coordinación de la documentación de marketing de cualquier multinacional es, además de cara, difícil de gestionar. ¿Cuántos folletos necesito en castellano o en holandés? ¿Dónde los almaceno si no los puedo enviar enseguida? ¿Qué pasa cuando me quedo sin ninguna copia?

Al igual que algunas multinacionales han visto una solución en la subcontrata de sus necesidades inmobiliarias a empresas especializadas, como fue el caso de Nokia con Regus, empezaremos a ver acuerdos de suministro \”bajo demanda\” de material impreso. Imaghinen la siguiente situación: me he quedado sin folletos en plena feria. Sin problemas. La sucursal de Kinkos más cercana -probablemente exista una en la propia feria- me imprime los que necesite en el momento. Una conexión a la base de datos del departamento de marketing de mi empresa le permite \”bajarse\” toda la información necesaria y, en pocos minutos, imprimir una serie de folletos en sus nuevas máquinas digitales que solo un verdadero experto diferenciará del material impreso de forma tradicional.

La impresión digital es todavía hoy un negocio marginal comparado con el formato tradicional, pero la aparición de impresoras digitales de mayor calidad, hará que, al menos para tiradas pequeñas, sea rentable la impresión bajo demanda.

No creemos que FedEx se haya vuelto loco. Más bien nos parece importante analizar la inversión bajo el punto de vista de los cambios que vienen en el sector de las imprentas y centros de copiado a medida que mejoran la tecnología y el ancho de banda disponibles.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios