BAQUIA

Fernando Alonso y su influencia en la tecnología

Está claro que el piloto español Fernando Alonso ha reinventado el deporte en nuestro país. Su éxito hace que cada participación en una carrera del circuito profesional, como si de un Barça-Real Madrid se tratara, paralice la vida doméstica de muchas familias españolas.

Es cierto que la tecnología ayuda en el éxito de Alonso. Los nuevos bólidos incorporan cada día más software y son más “inteligentes” a la hora de hacer casi cualquier tarea, desde controlar el agarre de los neumáticos hasta optimizar la utilización del aceite o el consumo de gasolina.

Pero la influencia del piloto asturiano va hoy mucho más allá. En realidad, este deporte arrasa entre los jóvenes de ambos sexos, y se ha convertido por ello en objeto del deseo de los publicitarios de cualquier país. Si alguna vez tenemos dudas sobre la efectividad de este tipo de nombres asociados a una marca, solo tenemos que consultar en Google Zeitgeist quiénes son los más buscados, y podremos relacionarlos fácilmente con la creciente demanda de contratos publicitarios.

Esta mañana, viniendo a la oficina, escuché en la radio un anuncio de Nissan. Decía algo así como “¿Tienes un iPod? ¿Tu propio blog? ¿Ves vídeos por Internet? Si eres un enamorado de la tecnología ven a vernos. Por tan solo 12.000 euros te vendemos un… con la última tecnología en automóviles”.

En fin, que Fernando Alonso, indirectamente, está ayudando un poco en eso de vender tecnología. Por supuesto, primero en su propio sector, el del automóvil, pero pronto le veremos ayudando a IBM o a Accenture a transmitir algo especial.

Accenture inició el camino de la explotación de la imagen de astros del deporte utilizando a Tiger Woods como soporte promocional de increíble impacto entre sus clientes. ¿Qué golfista no sueña con hacerse un par de hoyos con Tiger? Accenture se lo puso fácil a quienes estaban entre la escogida docena de clientes mundiales de mayor tamaño. A partir de un contrato de 10 millones de dólares anuales, todo era posible.

La Red está cambiando muchas cosas. Por ejemplo, la forma en que se descubren los intereses más inmediatos de cualquier perfil de público objetivo. Las agencias tradicionales tienen mucho que aprender en esta revolución de cómo el anunciante llega a su público. Quizás por ello no pasa una semana sin que alguna nueva agencia interactiva anuncie su aparición. Está todo por hacer.

Soy accionista de Lastinfoo y la nueva oferta de periódicos monotemáticos, muy especializados, parece ir en esa dirección. El periódico de Fernando Alonso, todavía en su formato inicial, ya está captando la atención de miles de lectores sin haber hecho nada para publicitarlo.

Para generar red hay que partir de un punto de inicio. Nuestros periódicos están intentando servir de lanzadera para ese tipo de grupos que siguen de cerca cualquier tema.

Todo está cambiando en la publicidad. Esperad a ver lo que va a pasar en pocos meses con la televisión por Internet…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios