BAQUIA

Google contrataca y denuncia a Microsoft por monopolio

Sobre el tapete del popular juego de estrategía Risk en el que se está convirtiendo el sector de las nuevas tecnologías, la batalla entre los dos más fuertes se juega por turnos, y ahora le toca mover ficha a Google. Si hace unos meses era la empresa de Bill Gates la que denunciaba a la de Larry Page por presunto monopolio al comprar DoubleClick, ahora es el popular motor de búsquedas quién quiere llevar a los tribunales al primer fabricante de software mundial.

En esta lucha que mantienen ambas empresas por hacerse con el trono del imperio de la informática no hay tregua alguna, y la ardua batalla se traduce a diario en rumores de asociación de unos con otros (Google con Apple y Microsoft con Yahoo), tiras y aflojas (ahora te denuncio yo, y luego tú a mí) y demás triquiñuelas propias de la competencia entre los dos gigantes del sector.

Google, que fue fundada por Larry Page y Sergey Brin en el año 1998, ha empezado a jugar al juego de las influencias, el entretenimiento favorito de las empresas más fuertes del mundo. Hace unos días adelantábamos en Baquía que la empresa ya cuenta con su propio lobby en Washington, desde el que está ejerciendo la presión necesaria para alcanzar los objetivos que sólo con el apoyo del gobierno pueden lograrse; y ahora sí, la batalla contra Microsoft se fragua en igualdad de condiciones.

El Wall Street Journal publicaba ayer que Google había presentado una denuncia contra la empresa de Bill Gates ante el Departamento Federal de Justicia de Estados Unidos, por considerar que la nueva versión del sistema operativo de Microsoft, Windows Vista, incurre en prácticas ilegales al no dejar margen a sus usuarios para que puedan utilizar las aplicaciones desarrolladas por la competencia.

En este caso, Google se queja de que el motor de búsqueda local que tiene y trae instalado Windows, con el que podemos rastrear todo el contenido del disco duro, ralentiza deliberadamente el motor de búsqueda de Google en Internet.

El asunto está siendo estudiado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, pero sin embargo, y aunque esto en el fondo no tenga gran importancia para Google, es muy probable que esta demanda no llegue a ningún sitio, ya que según el diario de finanzas, Microsoft tiene un \”amiguito\” en el Departamento de Justicia que está ayudando desde dentro para que las demandas que llueven sobre el tejado de la empresa de Bill Gates no provoquen ninguna gotera.

El caso es que Google empieza a visitar los tribunales de Justicia más de lo que hubiera imaginado o deseado hace algún tiempo. A este paso, va a tener que empezar a prestar más atención (y dinero) a hacerse con los mejores abogados especialistas en pleitos que con programadores y desarrolladores de software, el campo en que en los últimos años ha conseguido captar los mejores talentos del mercado.

¿Afectará este cambio de actitud a su imagen de marca? Probablemente no. Los usuarios continuarán utilizando masivamente los servicios del buscador, cuya tecnología no tiene por qué verse afectada si Google continúa dejando de lado esa máxima que tanto ha proclamado estos años, \”Don\’t be evil\” (No hagas el mal). Pero no deberían olvidar que la propia Microsoft ha recorrido un camino similar en los últimos años, cosechando enfados, condenas judiciales y antipatías por prácticas que han disgustado a muchos usuarios. No sólo hay que parecer bueno: además, hay que serlo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios