BAQUIA

Google: no es oro todo lo que reluce

George Colony nos plantea un artículo muy interesante en C/Net , en el que sostiene que la aparición de Google es lo mejor que ha podido suceder en el mercado de las búsquedas por Internet. Al mismo tiempo nos explica que tardó segundos en abandonar Altavista, su anterior sistema habitual de búsquedas en la Red, por Google. La reflexión que nos plantea es que es posible que en el futuro nuevos desarrollos tengan el mismo efecto sobre nosotros, y dejemos plantado a Google por un producto superior.

Colony encuentra razonable una valoración inicial de Google en su salida a Bolsa por 6.000 millones de dólares. Los 15.000 millones o más de los que se están hablando, según la opinión de George, podrían llevarnos a una segunda hecatombe bursátil. El mensaje de que nos encontramos ante el nuevo eBay no es creíble, porque Google no posee el dominio de un estándar como ha conseguido esta compañía.

También en su opinión, la mayor parte del pastel del mercado de las búsquedas está repartido entre un AOL decreciente, un Microsoft que se enfrenta a un mercado que comprende bien y un Yahoo que se consolida con una oferta abierta y múltiple que Google sólo puede imitar.

George nos recuerda con qué rapidez Microsoft fue capaz de frenar la expansión de Netscape e impedir finalmente su desarrollo como empresa independiente. Si algo tiene Microsoft es capacidad de programación, y un buscador se cimenta en tecnología y programación. Es pues de esperar que el gigante de Redmond ofrezca, más pronto que tarde, una oferta alternativa a Google que, desplegada junto con con su sistema operativo, empiece la escalada hacia el dominio del mercado a través de su portal MSN.

Otro aspecto importante que apunta el artículo es la revisión de lo que significa dominar un estándar, y reflexiona al respecto que, en un mundo online como el que se nos echa encima, basado en XML completamente capaz de incluir código ejecutable, las búsquedas basadas en enlaces pierden parte de su atractivo, y Google, en este nuevo escenario, no goza de ventaja alguna.

George cree en las capacidades actuales de Google, y su posicionamiento en la publicidad basada en el contexto le parece suficientemente importante como para que alcance una buen valoración en Bolsa. Simplemente, nos recuerda los errores del pasado.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios