BAQUIA

Google… ¡we love you!

Google.com es la medicina salvadora para los internautas. Se recomienda el uso de este buscador de forma compulsiva. Su composición es la siguiente:

  • Dirección: http://www.google.com

  • Cualidades: rapidez desconcertante y efectividad máxima.

  • Fallos: ninguno (y si los tiene da igual).

  • Contraindicaciones: provoca una irrefrenable adicción.

  • Velocidad de búsqueda: pasmosa.

  • Consecuencias de su uso: dejará de teclear direcciones como Yahoo!, Altavista o Excite.

  • Diseño de web: espartano, pero muy estudiado para lograr la máxima efectividad.

  • Grado de molestia de sus banners: ¿qué es eso?

  • Algunos número enormes: Un 20% aumenta el tráfico de visitantes cada mes. 40 millones de peticiones se responden todos los días (15 millones de ellas en google.com). Varios miles de \”caracoles, cáspita\” y demás variantes pronunciadas al comprobar por primera vez la rapidez con la que encuentra lo solicitado.

  • Clave de su éxito: funciona.

Cómo lo hace

A diferencia del resto de buscadores, Google no establece un criterio de búsqueda en función de preferencias personales o, lo que más habitual, del dinero que se pague (más arriba estás cuanto más dinero desembolses). El método que utiliza este motor de búsqueda se obtiene con la tecnología denominada PageRank, que está previsto patentar próximamente. La cualidad de este sistema es que ordena los sitios web según estructuras de vínculos: si una página enlaza a otra significa que la primera ha concedido un voto a la segunda. A medida que se obtengan más votos (es decir, que enlacen la página con mayor asiduidad), más arriba aparecerá en la lista de resultados.

No obstante, la democracia no rige de igual forma en Google, ya que el valor de los puntos a las páginas no siempre es el mismo. Aquellos que sean concedidos por parte de páginas web \”importantes\” gozan de mayor ponderación y contribuyen, de esta forma, a que las webs que enlazan ganen también en relevancia. Lo único que cabría preguntar a los responsables de este sistema es qué catalogan ellos como \”importante\”.

Google responde 40 millones de peticiones todos los días

Si se trasladara el método PageRank al Mundo Real, vendría a ser similar al de una librería que dispone los libros en el escaparate dependiendo de las veces que haya sido citado en otras obras o medios de comunicación. En definitiva, este sistema de selección considera que cuantas más veces se mencione un libro es porque más interés despierta entre el público.

A juicio de la compañía, con este método se pretende \”que nadie pueda comprar una PageRank superior o alterar los resultados con fines comerciales\”. Se trata de una deferencia para con los usuarios, que en muchas ocasiones observan cómo con otros buscadores, el primer resultado en una búsqueda suele estar bastante alejado de lo que esperan.

Este no es el único detalle que tiene la compañía con sus usuarios, ya que también tiene la bondad de, utilizando sus propias palabras, hacer sentir afortunados a todos sus navegantes. ¿De qué forma? Si se escribe la búsqueda en la casilla que aparece bajo el nombre \”I\’m feeling lucky\”, el sistema lleva directamente al sitio web del primer resultado de la búsqueda. Se trata de optimizar el tiempo a toda costa.

Pero ahí no acaba la cosa, porque cuando una tecnología recibe el aprobado casi unánime por parte de sus usuarios y de la mayoría de los medios especializados es porque proporcionan valores diferenciales que resultan imposibles de encontrar en otros sitios web. ¿Cuántas veces al buscar un página aparece el reiterado (y odioso) aviso de 404 Not found. Pues que nadie se lleve a engaño: eso con Google también ocurre, aunque las menos veces. El método que emplea la compañía para que el número de páginas caducadas sea casi anecdótico es simple como un ladrillo: almacena un gran número de páginas web en su caché como copia de seguridad para mostrárselas a los usuarios en caso de que el sitio buscado no se encuentre operativo.

Cuando se teclea la dirección google.com, el usuario puede percatarse de lo que significa la austeridad llevada a Internet. Fondo blanco, logotipo de la compañía, un cajetín en el que incluir las palabras de búsqueda y poco más. Eso es todo lo que ofrece. Nada de horóscopos, noticias de última hora o servicio de chats. Esta es la primer diferencia que se encuentra en el momento de comparar este motor de búsqueda con el de Altavista, Northern Light o Excite. Los tres últimos son portales, con todo lo que el nombre conlleva, mientras que Google es simple y llanamente un buscador. Que no es poco.

El detective del Mundo Real

A día de hoy, Google tiene indexadas en su motor de búsqueda 1.326.920.000 de páginas, un número que le convierte en el buscador con más páginas disponibles en toda Internet. Pero tan alta es esta cantidad como el grado de satisfacción de los usuarios de Google, muchos de los cuales defienden al buscador como si se tratara de su propia honra. Según un estudio elaborado por la compañía de marketing NPD Online Research, el 92% de los consultados considera que Google es mucho mejor que el resto de buscadores, mientras que el 95% no dudaría en recomendarlo a sus amigos.

La devoción por Google se puede constatar en la página de opinión Epinions. Si se teclea la palabra Google aparecen artículos de sus usuarios con títulos como \”Inténtalo; jamás volverás a pronunciar Yahoo!\”; \”Google, ¿Dónde te has metido toda mi vida?\” o \”Google: la madre de todos los motores de búsqueda\”.

También ha contribuido a ganar adeptos anécdotas como que hace un año si se realizaba la búsqueda de \”satan\”, el primer resultado que aparecía era Is Microsoft the Great Satan?. Más recientemente se produjo un caso similar en plenas elecciones a la Casa Blanca. Si se tecleaba \”dumb motherfucker\” (estúpido hijo de puta) llevaba directamente a la página del material de la campaña del entonces candidato a la presidencia de Estados Unidos George W. Bush.

No lo dude, antes de una cita haga googling
La mezcla de un programa bien hecho y un usuario avezado suele dar como resultado que el segundo exprima hasta el límite todas las posibilidades que ofrece el primero. La calidad de las búsquedas que se realizan en google es tan elevada que muchos de sus usuarios lo utilizan para fines personales. Por ejemplo: imagine que ha conocido a una persona en un bar y que cuando vuelve a casa sólo sabe de el/ella su nombre y dos apellidos. Si además dispone de conexión a Internet puede que cancele la próxima cita o, al contrario, vaya directamente con el anillo de pedida. Teclee el nombre de la desconocida/o en Google. Probablemente aparecerá alguna página en la que se hable de ella con datos que desconocía. Esta práctica se está comenzando a extender paulatinamente y ya recibe el nombre de googling.

Los padres de la criatura

La idea de crear un motor de búsqueda de estas características surgió de la cabeza de dos estudiantes de la universidad de Stanford, a quienes se les encendió la luz allá por el invierno de 1998. El palabro Google deriva de googol, término inventado por el matemático Edward Kasner para denominar al número 1 seguido por 100 ceros. Los creadores de Google utilizaron este nombre para simbolizar el objetivo de organizar la ingente cantidad de información disponible en Internet.

Detrás de todo el mecanismo que mueve este buscador se encuentran dos estudiantes de 27 años. Uno es de origen ruso, Sergey Brin, y otro nació en estados Unidos y responde al nombre de Larry Page. El primero es presidente de la compañía mientras el segundo asume responsabilidades de CEO.

Una mañana se encontraron en el campus de la Universidad de Stanford con Andy Bechtolsheim, un inversor de la firma Sun Microsystems y ex alumno de la facultad. Conscientes de que el proyecto que se traían entre manos no era una idea descabellada, le explicaron los detalles al inversor, le hicieron una rápida demostración y consiguieron que, de inmediato, Bechtolsheim les extendiera un cheque por valor de 100.000 dólares para que la aventura diera comienzo. Tipo listo.

Esta cantidad de dinero da para vivir, pero sólo unos meses. Había que conseguir más dólares. Esta época de necesidad de financiación coincidió con el boom de las empresas puntocom. Recaudar unos cuantos millones de dólares era tarea relativamente sencilla para dos jóvenes avispados: Brin y Page obtuvieron la financiación de dos de las firmas de capital riesgo más relevantes de Estados Unidos: Kleiner Perkins Caufield & Byers y Sequoia Capital. Entre ambas pusieron encima de la mesa 25 millones de dólares más. La cosa marchaba.

Pero el panorama mejoró sobre todo en junio del año pasado. Ese mes, Yahoo! (único portal de Internet que puede presumir de presentar beneficios trimestrales) rompía su contrato con el buscador Inktomi. Desde ese momento la tarea iba a recaer en Google, que además ha logrado vender su motor de búsqueda a los web sites de Netscape, Cisco, Red Hat, The Washington Post… así hasta casi un centenar de nodos.

Vivir del aire

Una las dudas fundamentales que surgen a la hora de vislumbrar el futuro de la compañía es la forma que utiliza para obtener dinero. Si no cobra a las empresas o particulares por aparecer en las primeras posiciones de sus resultados; si además es simplemente es eso, tan sólo un motor de búsqueda sin ningún tipo de banner (palabra que produce escalofríos a sus creadores), ¿de dónde saca dinero? \”La gente siempre se ha mostrado muy escéptica respecto a nuestro modelo de negocio\”, se lamenta Page en una entrevista. \”Estoy convencido de que si firmáramos un acuerdo con la agencia de publicidad online DoubleClick conseguiríamos la rentabilidad a partir del día siguiente. Pero nosotros lo vemos todo a largo plazo, y queremos hacer las cosas bien en este negocio. Ser rentables desde el primer momento no es una buena idea\”, añade.

El cobro por utilizar su motor de búsqueda es una de las principales fuente de ingresos para la empresa. La mayoría de compañías que lo emplean deben pagar entre 8 y 10 dólares por cada cien consultas y entre 600 y 2.000 dólares al mes en pagos por la licencia. El diseño de motores de búsqueda internos, como el que disponen una docena de compañías de peso (como Cisco Systems y Red Hat), es otra de las maneras que tiene la empresa de obtener dólares a fin de mes. Además, en pocos meses está previsto empezar a insertar anuncios en la página web, aunque serán todos de texto, jamás banners.

Otra fuente de financiación proviene del sistema pay-for-play, llamado Adwords. Consiste en que un anunciante selecciona una palabra para que cuando el internauta realice una búsqueda con ese término aparezca su anuncio en la página de destino.

Sin embargo, no todo consiste en obtener ingresos. También la filosofía de ahorro de costes está presente en las oficinas de la compañía, situada en el corazón de Silicon Valley. Por ejemplo, haciendo que las 6.000 computadoras que se requieren para que goggle.com funcione a las mil maravillas lleven instalado el sistema operativo Linux.

Dinero lo que se dice dinero llega a la caja de la empresa estadounidense todos los meses. Mientras esto se siga produciendo los usuarios pueden respirar aliviados y seguir rezando para que la situación no varíe. En el caso de que las cosas se tuerzan se propone abrir un fondo en ayuda para este buscador que de tantos problemas ha sacado a muchos internautas. Dios bendiga a Google.

Google

2400 Bayshore ParkwayMountain View, CA 94043 United States

Empleados:115

CEO: Larry Page

CFO: Paul Carney

Competidores Inktomi Corporation, Ask Jeeves, Inc., AltaVista


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios