BAQUIA

¿Ha oído hablar del deporte en el que usted es el buscador?

Se llama geocaching y ya les hemos explicado que se trata de un fenómeno increíble que, en menos de tres años, se ha expandido desde EEUU, donde se inició de forma accidental en mayo de 2000 a raíz de la celebración de liberalización las comunicaciones por GPS (Geo Positioning System) por la Administración Clinton. Hoy se expande por más de 100 países y supone un movimiento nuevo, generador de amistades a lo largo y ancho del planeta.

El fundamento del juego es sencillo, aunque no exento de grandes dificultades en su desarrollo. Se trata de localizar, utilizando un GPS portátil, una serie de \”tesoros\” escondidos por alguien en un lugar concreto cuyas coordenadas se dan a conocer a través de la web de Geocaching, que dispone de mapas y elementos de ayuda para que cualquier jugador, antes de salir a la busca del tesoro, prepare bien el viaje.

Si el tema les parece interesante, les recomendamos leer las FAQs del sistema. Alguna de las preguntas que son más frecuentes se refieren al hecho de que si so ofrecen las coordenadas y sé donde está el objeto en cuestión, ¿dónde está la gracia?. La respuesta es que una cosa es ver donde está un objeto y otra es llegar a él y encontrarlo, ya que con frecuencia, se ubica en lugares de varios cientos de metros cuadrados difícilmente accesibles.

Los tesoros, denominados caches, son la base del juego. Una vez localizados, el afortunado debe dejar en el mismo sitio otro cache suyo (puede ser cualquier objeto pequeño, como se explica en las FAQs mencionadas), con la obligación de registrarlo en una especie de libro de bitácora que debe guardar consigo.

Los sistemas GPS que se utilizan pueden ser baratos o caros dependiendo de las prestaciones que se les pidan. En general, la inversión mínima ronda los 100 euros y no vemos ninguna aplicación que justifique superar los 1.000 euros.

Alguien lo va a utilizar pronto como juego interno en una empresa. Sería una buena distracción para fines de semana, sobre todo para quienes gusten de las excursiones al campo.

No vea tanto la televisión. Cómprese un GPS, y en marcha.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios