BAQUIA

¿Hacerse rico por Internet?

La verdad es que soy un tipo con suerte. Apenas acabo de llegar a la oficina y ya tengo un correo electrónico diciéndome que me ha tocado la lotería, dos propuestas de negocios desde Angola y Nigeria para ganar un mínimo de 60 millones de dólares y tres viudas asiáticas que quieren compartir conmigo la riqueza de sus difuntos.

¿Será verdad que existe gente que todavía se crea algo de esto? ¿Se ha consolidado en Internet el famoso timo del tocomocho? Debe ser así, o este tipo de spam hubiera desaparecido de la Red hace años. Las matemáticas son sencillas:

  • Envío de 10.000.000 de correos. Coste: 10.000 euros
  • Número de incautos puros: 0,01% = 10.000
  • Nncautos de entre ellos que pican: 5% = 500
  • Cantidad media de dinero que se les saca: 500 euros * 500 = 250.000 euros

Sólo hace falta que 10.000 de los 10 millones de destinatarios del mensaje tengan suficiente curiosidad para pinchar en este tipo de spam y la maquinaria puesta a punto por el estafador se encarga de convertir en dinero un porcentaje de ellos. No sé si el 5% es muy alto o si la media de dinero estafado por incauto es mayor, pero el caso es que esta estafa mueve, todavía hoy, mucho dinero.

Sí, ya sé, estas cifras pueden estar muy equivocadas, pero dado que me llegan una media de 50 propuestas similares al día, alguien tiene los números muy claros y éstos resisten hasta una baja del 90% y siguen siendo atractivos. Sobre todo porque, desde según qué países y utilizando baterías de PCs, se consiguen envíos masivos muy por debajo de la cifra que planteo.

¿Cómo se puede frenar esta lluvia de spam? La mayoría de estas “iniciativas” provienen de países que se refugian en un “no saben, no contestan” en materia de Internet, y eso está creando una segunda masa crítica de “vendedores de humo”, que, utilizando bases de datos masivas, compradas a los propios estafadores a precios módicos -he visto ofertas de bases de datos americanas con 5 millones de usuarios segmentados por debajo de los 150 euros- hacen su agosto vendiendo “el último esparadrapo multiuso con sabor a menta”.

No es sencillo acabar con el problema porque, como siempre, tanto en el caso del timo directo como en el de la venta de un producto único a precios increíbles, se está apelando “al lado oscuro” que cada internauta lleva consigo a pasear con su navegador.

Me gustaría conocer la experiencia de nuestros lectores. Tanto si han picado alguna vez, como si sólo reciben de forma aleatoria este tipo de spam. Sin llegar a dar el último paso, es decir, pagar un adelanto a cuenta de la millonada que nos van a enviar, he seguido el trazo de alguna de estas estafas y la verdad, no dejéis que nadie de vuestro entorno las siga, más de uno caerá por aquel “¿Y si resulta que es cierto?”.

Han pasado los años y muy pocos jóvenes han visto en la pantalla de un cine a Tony Leblanc en plan minusválido estafando a diestro y siniestro a la salida de una Iglesia. Pues es lo mismo, pero sin Tony y ahora por Internet en vez de en la gran pantalla.

Hay muchos “tontos” que limpian “listos” de cien en cien. Hoy como ayer.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios