BAQUIA

¿Has visto que mala cara tiene Pepe?

Una pregunta corriente cuando Pepe es nuestro vecino del piso tercero. Algo menos corriente si Pepe es un exprofesor nuestro en Harvard y estamos chateando con un amigo, también exalumno suyo, que reside en Barcelona, mientras yo estoy viviendo en Madrid.

Sin embargo, puede llegar a ser corriente si la incorporación del vídeo, que ya permiten los nuevos programas Messenger 6 de Microsoft y la solución de su competidor Apple, iChat, se convierte en el nuevo estándar de comunicación grupal en sustitución de sus versiones actuales, capaces de intercambiar únicamente textos.

Según el diario New York Times, ambas soluciones muestran la marca de la casa: la versión de Microsoft viene acompañada con todo tipo de prestaciones y la complejidad que ellas entrañan. El iChat es una maravilla de sencillez que se instala casi solo.

En cualquier caso, ambas soluciones requieren que los dos usuarios que quieren chatear -y verse las caras- tengan una buena conexión a Internet. Como mínimo ADSL. Los usuarios que se conectan a través de módem convencional no pueden con la necesidad mínima de ancho de banda y simplemente transmiten una foto fija que va cambiando de vez en cuando y con un movimiento poco previsible.

Según este diario, estamos ante un cambio importante en la forma de comunicarse entre grupos. No es lo mismo chatear con barba de dos días y sin haber visto todavía la ducha que hacerlo cuando alguien nos está viendo la cara. Otro comentario que nos ha llamado la atención es el de que, el no poder mirar directamente a la cámara, produce la impresión de que la otra persona no te está atendiendo y ello genera una sensación extraña.

Otro aspecto interesante, por ejemplo en el uso de la parte de audio nada más, es que el sistema funciona como un teléfono IP y se puede mantener abierto durante horas sin coste adicional alguno. Lo que explica el periódico es que va a haber mucha gente que se \”reuna\” con sus amigos de esta forma, delante de la televisión y comentando un programa que están viendo todos.

Probablemente, la migración de estas aplicaciones al entorno móvil está cerca de la próxima esquina y aplicaciones como la descrita empiecen a tener sentido. El problema es, como siempre, cómo ganar dinero con ello.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios