BAQUIA

Herramientas de comercio electrónico (I): catálogos

Las empresas que deseen realizar transacciones comerciales a través de Internet con otras empresas disponen de dos alternativas fundamentales: de forma tradicional, a partir de catálogos traspasados a formato electrónico, o bien a través de subastas, en sus múltiples variantes.

La elección entre estas dos herramientas dependerá del tipo de producto o servicio intercambiado, y de la necesidad de aprovisionamiento que pretendan cubrir. Así, no se requerirá el mismo tipo de funcionalidades si se compra material de oficina, si se pretende vender un excedente de stock o si se compra de forma recurrente un componente estandarizado que se integra en el proceso de producción.

Es importante tener en cuenta que la elección entre formas de comercio no es excluyente. Normalmente las empresas inician su actividad ofreciendo una de ellas, y van progresivamente ampliando sus posibilidades introduciendo nuevas formas que se adapten a diferentes públicos o productos.

La estandarización de productos facilita el intercambio

Compra tradicional en Internet a través de catálogos digitales

Los sitios en los que se comercia a través de catálogos recogen la oferta de multitud de vendedores, pasando a un formato digital los catálogos que hasta el momento existían en papel, o que en caso de existir en formato digital, no se encontraban a disposición del público.

Es frecuente que se lleve a cabo una estandarización de los parámetros por los que se clasifican los productos, haciendo más comprensible su utilización para un gran número de usuarios. En cualquier caso, la estandarización no es un requisito indispensable para poder comerciar a través de los catálogos, pero convierte éstos en un arma más práctica.

Entre las principales ventajas que la venta por catálogo ofrece para el comprador, destacan:

  • Búsquedas más eficientes.
  • Comparación directa de especificaciones más allá del precio, como atributos, envíos, garantías, disponibilidad, información.
  • Acceso a amplia base de proveedores.
  • Reducción de los costes de aprovisionamiento.
  • Simplificación y mejora del proceso de compra.
  • Dedicación del personal a tareas de mayor valor añadido.

Por su parte, entre las ventajas ofrecidas a los proveedores, destacan:

  • Reducción de los costes de prroceso e inventario.
  • Alcance a mayor número de compradores
  • Reducción de los costes de venta, marketing y distribución.
  • Conocimiento de la demanda global.

Por último, la personalización de catálogos, donde se incorporen descuentos o precios especiales en función de la relación comercial previa entre las partes, será una funcionalidad cada vez más demandada.

Conveniencia por sectores

La compra a través de catálogo resulta especialmente útil en sectores cuyos productos tengan, bien una facil tipificación, o bien impliquen la necesidad de detallar con cuidado las especificaciones. Officenet por ejemplo, empresa de material de oficina, es un caso de sitio que emplea catálogos para comerciar. Otros sectores en los que resulta apropiada su utilización son los componentes electrónicos, los reactivos químicos o los suministros médicos.

Resulta frecuente que las empresas proveedoras de bienes y servicios conviertan sus catálogos a formato digital sin pagar por ello, aunque a medio plazo, y a medida que los mercados sean más operativos, se convertirá en un servicio de pago, bien realizado por la propia empresa, o bien subcontratado con una empresa externa.

En cualquier caso, una digitalización gratuita de catálogos implica que éstos se conviertan en propiedad del B2B, con lo que se intenta evitar que el cliente pueda darse de baja en el portal llevando a otro competidor su oferta de productos ya estandarizada y normalizada.

Las fuentes consultadas para la elaboración de este informe aparecen mencionadas como \”Otras fuentes\”.

Temas relacionados:
  • Baquía Inteligencia

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios