BAQUIA

HP-Compaq: el final de la cuenta atrás

Quedan 22 días para que los accionistas de HP decidan si quieren caminar el resto de sus días con Compaq colgado de la mano. En las últimas semanas, la batalla se ha recrudecido, en medio de agresivas campañas, compra de espacio en los periódicos, encuestas a los trabajadores y acusaciones mutuas.

De un lado se encuentra la dirección de HP, capitaneada por Carly Fiorina, sosteniendo la bandera de la fusión como fórmula para ser más grandes (1+1=2); de otro, las familias de los fundadores, con Walter B. Hewlett a la cabeza, quienes subrayan que HP debe centrarse en la rentabilidad y no hundirse junto a Compaq (1-1=0).

Se anuncia la fusión y crecen los enanos

Desde el 4 de septiembre, fecha en la que HP anuncia su intención de tomar posesión de su rival (en un acuerdo valorado inicialmente en 25.000 millones de dólares) para tratar de superar la crisis que acecha a la los fabricantes de PCs, comienza la guerra entre defensores y detractores de la fusión. Los analistas plantearon serias dudas sobre si la mejor solución para afrontar un problema sea juntar dos y las familias de los fundadores de Hewlett-Packard alzaron la voz para parar la adquisición de Compaq. Primero fue Walter B. Hewlett el que mostró su abierta oposición al proceso, y pronto le siguieron David Packard y la David and Lucille Packard Foundation. El peso de la familia en el accionariado es del 18%.

A cada embestida de Wakter B., Carly Fiorina, CEO de HP, y el resto de la ejecutiva de la compañía respondían con comunicados y acciones encaminadas a horadar las tesis de la oposición y vender las virtudes de la adquisición de Compaq, que situaría a la compañía en el buen camino para ganar competitividad.

Como última medida, la cúpula de la directiva de HP estudia apartar a Walter B. Hewlett de la compañía (es el único familiar-opositor miembro de la ejecutiva) para quitarse un obstáculo de encima.

Dos empujones para Fiorina

La CEO de HP tiene empeñado su futuro a la consecución de la fusión. Es su apuesta personal y la oposición exigirá su cese en caso de una votación contraria. Pero Fiorina ha suspirado un par de veces después de unos meses de pesadilla. Primero la Comisión Europea le dio el visto bueno para que siga adelante con sus planes, aunque sus argumentos tienen doble lectura: HP no será lo suficientemente fuerte como para amenazar a la competencia ni perjudicar al consumidor. Vamos, que no da miedo a nadie. Todavía, la Federal Trade Commision estadounidense debe decir sus últimas palabras.

Además, publicó muy buenos resultados trimestrales, aupados por las magníficas ventas navideñas. Cauta, Fiorina ha advertido que esos números no se repetirán en los próximos meses y que su compañía no espera que las vacas engorden antes de la segunda mitad del año. El año pasado, las ventas de PCs cayeron por primera vez en 16 años, según Gartner Dataquest.

Se acerca la hora H del día D y los bandos toman posiciones

La actividad y virulencia de la oposición, encabezada por el tozudo Walter B., se acentúan a medida que se acerca la votación. El último movimiento en su campaña encaminada a desacreditar la fusión y a la propia Fiorina es un documento entregado a la SEC titulado \’HP Has Higher Value, Lower Risk Strategic Alternatives to the Proposed Merger\’.

Acusado de que sus pataletas no conducían a ninguna parte, porque no era capaz de presentar una alternativa viable, el hijo de William Hewlett responde con su estrategia \”Focus and Execute\” (centrarse y ejecutar), que afirma que dará a la compañía un valor entre 14 y 17 dólares por acción superior al que adquiriría al absorber Compaq. W.B. Hewlett insiste en que lejos de su actual rival y centrándose en mejorar la rentabilidad de su negocio de PCs y potenciando el de impresión, HP tiene la capacidad de doblar sus márgenes operativos en 2003. Su estrategia se resume entres líneas:

  • Impulsar su división de imagen e impresión, contemplando la posibilidad de una escisión del negocio en 12 a 18 meses.
  • Rellenar huecos clave para construir la cuota de mercado de HP en equipos de gama media y alta.
  • Primar la rentabilidad, no el dominio del mercado, en el negocio de PCs. HP debería centrarse en las computadoras para el usuario final y posiblemente dar marcha atrás en el mercado de equipos para empresas, dominado por Dell.

La propuesta de Hewlet (votenohpcompaq.com) fue recibida con desaires por parte de la directiva de HP, que la tacha de inconsistente e imposible de poner en práctica. \”Los accionistas de HP merecen un plan cuidadosamente estudiado, no proposiciones de última hora que cambian cada semana. En los dos últimos años y medio, la dirección de HP ha analizado concienzudamente un amplio espectro de estrategias alternativas y concluido que la fusión con Compaq representa la mejor manera de crear un negocio que aporte un valor sostenible para nuestros accionistas\”.

El meollo de su argumentación (votethehpway.com) estriba en que espera que la unión mejore sustancialmente la posición de la compañía en el mercado, conduciendo a HP a la parte más alta del podio en servidores, almacenamiento, software de gestión, PCs y productos de imagen e impresión.

Pero Hewlett siempre quiere la última palabra, y se apresuró a enviar una carta a los accionistas para que considerasen sus alternativas, a la vez que sugirió que la oposición al acuerdo entre ellos es más extensa de lo que la dirección de HP predice.

La guerra se traslada a los anuncios

Además de los sites anti y pro fusión, Walter y sus muchachos y Carly y los suyos han trasladado el campo de batalla a las páginas de los principales periódicos estadounidenses.

W. Hewlett compró una página entera de The Wall Street Journal para dar a conocer sus puntos de vista (\”Know means no\”), a lo que HP respondió comprando las páginas 2 y 3 de la sección Money & Investing del mismo periódico (la de Hewlett era la 15). Pero el anuncio del opositor después apareció sucesivamente en The Washington Post, San Francisco Chronicle y San Jose Mercury News. Y el rifirrafe publicitario no ha hecho más que empezar.

A pesar de los esfuerzo de Hewlett por presentar alternativas viables, la cúpula de HP le ha apodado \”el hombre sin plan\” en una carta dirigida a los accionistas, en la que hace una lista de sus contradicciones: ora tiene un plan, ora asegura que \”no está presentando un plan\”. En el retrato pintado por HP, Hewlett aparece como una incompetente sin mira, abofeteado por los comentarios de los medios. Por su parte, un representante del \’acusado\’, dice que la carta es un ataque personal que demuestra que HP no tiene argumentos para refutar su plan.

Y tú, ¿a quien vas a votar?

Walter no es un loco solitario empecinado en mantener la empresa de su padre en manos de la familia. Ya hay algún analista que se ha desmarcado de la tesis de la ejecutiva al afirmar que está de acuerdo con muchos puntos de la estrategia \”Focus an Execute\”, incluyendo la idea del spinoff de la lucrativa división de imagen. Kimberly Alexy, de Prudential Securities, comparte la oposición al acuerdo, aunque \”con o sin fusión, las perspectivas de HP a corto plazo permanecen oscuras\”.

David W. Packard tomó la batuta para convertir a los trabajadores de la compañía en protagonistas del fregado. Preguntados por su posición ante la inminente votación, el 38% de los 445 empleados entrevistados declaró su abierto rechazo a la fusión, el 25% dijo que no lo gustaba mucho la idea, el 20% se mostró favorable y el 11% estaba encantado con juntarse a Compaq. Un 6% no sabía, o no contestaba.

Quizá en las respuestas influyó el reciente anuncio de que HP mantiene la idea de dejar en la calle parte de la plantilla, haya o no fusión con Compaq. Pero las razones para la mayoritaria oposición fueron otras: el valor de Compaq y la pérdida de competencia en el negocio de PCs (citada por el 31%), falta de confianza en la directiva de HP (23%) y que les gustaría ver HP ir en otra dirección o que la fusión era perjudicial para HP (19%).

HP piensa que la encuesta, realizada entre trabajadores de Oregon, es poco representativa, ya que la compañía está presente en 160 países con muy diferentes negocios. Además, HP ya había realizado sondeos por su cuenta, que, obviamente se mostraron favorables al acuerdo, aunque las posibles respuestas estaban un poco cercenadas. En la realizada por Fiorina, de los 1.398 trabajadores entrevistados, el 76% se mostró de acuerdo con las tesis de la CEO.

El 19 de marzo tendrá lugar la verdadera votación.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios