BAQUIA

ICANN se te escapa de las manos

Como era previsible, ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), controvertida organización sin ánimo de lucro encargada de la gestión de los dominios de Internet, ha aprobado por amplia mayoría excluir a los internautas de a pie de su directiva.

Aunque la estructura actual estaba lejos de la representatividad de la comunidad internauta pretendida en un principio —sólo 5 de los 19 miembros del Consejo representan a los votantes—, la nueva ICANN se aleja más del sistema democrático, siguiendo las directrices propuestas en febrero por su presidente Stuart Lynn.

La ICANN la creó el gobierno Clinton en 1998 para asumir las funciones de control del sistema de servidores raíz, asignar los parámetros de los protocolos de Internet y sobre todo gestionar el sistema de nombres de dominio (DNS) y de asignaciones de direcciones IP. Desde entonces, es blanco de críticas por su falta de legitimidad y su ineficacia, que le llegan desde todos los frentes. Los gobiernos siempre han considerado que la ICANN tiene demasiado poder como para que no la puedan meter mano; las asociaciones de internautas creen que se aleja cada vez más de sus intereses para caer en manos de los grandes grupos. Al final, han ganado los de siempre.

A partir de ahora, los 19 miembros del Consejo de Dirección procederán de representantes de organizaciones técnicas, empresas, gobiernos y entidades sin ánimo de lucro. Ellos decidirán la política a seguir —en principio, las tareas del ICANN debían ser puramente técnicas, pero de sus cuatro funciones originarias (preservar la estabilidad de la Internet, promover la competencia, alcanzar la mayor representatividad posible y coordinar las políticas mediante consenso) sólo una es puramente técnica— en el fundamental sistema de dominios de la Red. La elección de usuarios individuales de la Red ha sido abolida.

Stuart Lynn, cuya propuesta, básicamente, repudiaba las votaciones de internautas por caras y poco representativas, cree que la reforma es un paso importante para el organismo, ya que demostrará los legisladores —que tienen sus ojos puestos en la ICANN— que está comprometida con su reforma.

Dentro de la propia ICANN también se alzan voces que se unen a las de varias asociaciones de internautas, críticas con el nuevo rumbo que está tomando los acontecimientos, que alejan Internet cada vez más de sus orígenes democráticos. Youn Jung Park, miembro de un grupo de propietarios de dominios de Corea del Sur, dice en News.com que la decisión de excluir a la comunidad internauta es una evolución poco satisfactoria: \”Se supone que Internet tiene que ver con el poder de la gente\”, afirma, aunque sabe de lo complicado de encontrar representantes para 425 millones de internautas. Además, algunos miembros se quejan de la desproporcionada influencia de EEUU en la organización, que ahora puede aumentar.

ICANN ha sugerido también el establecimiento de un impuesto (25 centavos) al registrar un dominio, la que ayudaría a su financiación, algo que los algunos tachan de \”tributación sin representación\”. Lynn y los \’progubernamentales\’ rechazan toda crítica argumentando que la ICAAN estará formada por políticos y miembros de comunidades que ya han sido elegidos por los internautas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios