BAQUIA

Infección masiva de móviles en Helsinki, y primeros casos detectados en España

Estos días se desarrollan en Helsinki los campeonatos mundiales de atletismo, en el que se dan cita miles de visitantes procedentes de un total de 200 países, entre público, periodistas, organizadores y atletas. Según se comenta en el blog de la compañía F-Secure, en los alrededores del estadio donde se desarrolla la competición se han notificado numerosas infecciones en teléfonos móviles del virus Cabir, algo que al parecer sucede cuando se congrega una gran masa de personas en un mismo lugar, ya que un fenómeno similar, aunque a menor escala, sucedió durante los recientes conciertos de Live 8.

Cabir, detectado por primera vez hace más de un año, es un gusano que se trasmite a través de la tecnología Bluetooth, y a diferencia del malware que circula por Internet, su alcance es muy limitado (apenas diez metros), por lo que sólo contagia a aparatos que se encuentran físicamente próximos. Cuando un teléfono se infecta, reenvía el archivo a los móviles cercanos que no tienen protegida su conexión inalámbrica. En cualquier caso, la intervención humana es requisito básico para permitir la infección, ya que es necesario que el usuario dé su consentimiento a la descarga del archivo para que el teléfono se infecte.

De momento la amenaza parece lejana, aunque en España podrían estar detectándose los primeros casos de contagio. En Cataluña tres personas han constatado como sus móviles se comportaban de manera extraña, enviando mensajes de manera incontrolada a su lista de contactos. El primer afectado, un abogado de Barcelona, recibió un mensaje de procedencia desconocida, y al aceptarlo un programa malicioso se instaló en su terminal. Después acudió a una tienda de mantenimiento y allí recibió el consejo de desactivar su conexión inalámbrica y descargar un programa para desinfectar el aparato, de la marca Nokia.

Ahora se plantea un conflicto con la operadora, en este caso Vodafone. El abogado pretende que ésta se haga cargo del precio de los mensajes enviados indiscriminadamente por el móvil desde el momento en que fue infectado (hace una semana), y también del coste de limpiar el teléfono. Desde Vodafone han respondido que “el problema es de los terminales, no de la operadora”, desmarcándose de toda responsabilidad.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios