BAQUIA

Intel se ajusta a lo previsto en el primer semestre

Intel comienza el curso portándose bien. Los resultados correspondientes al primer semestre de 2001 habían creado temores de última hora en los mercados financieros, multiplicados por la constante caída en las ventas de PCs y la crisis por la que atraviesa la economía estadounidense. Con todo ello se había creado el caldo de cultivo óptimo para que sucediera lo peor. Ni mucho menos. Intel se ajustó a lo previsto y anunció que los beneficios del primer semestre oscilarán entre los 6.200 y 6.800 millones de dólares. Decir esto y que el optimismo se apoderara de los ánimos más alicaídos fue todo uno. Los analistas han apuntado que las ventas se situarán en los 6.410 millones de dólares, generando un beneficio por acción de diez dólares.

El hecho de que Intel cumpla con lo previsto no evita que los resultados sean malos si se toman como referencia las cifras obtenidas hace un año un año. Entonces, las ventas en el tercer trimestre fueron de 8.730 millones de dólares, lo que supuso unas ganancias de 36 centavos por título.

Respecto a próximos resultados, el responsable de las finanzas de Intel, Andy Bryant, ha señalado que las cuentas del tercer trimestre dependerán en gran medida de lo que ocurra en los próximos 25 días. Y es que las dos últimas semanas de septiembre son cruciales en las ventas de PC, según apuntan la mayoría de los expertos. \”Septiembre es un mes inestable. Existe un cierto riesgo. Pero para ser sinceros, sólo con las ventas que se han conseguido en julio y agosto, nos sentimos felices\”, ha comentado al respecto Bryant.

Lograr que el dinero entre en las arcas de la compañía estadounidense se ha convertido en el principal objetivo de Intel, que ha recortado el precio de sus Pentium 4. Antes de que concluya el año, los responsables de la firma confían en que este modelo desplace al Pentium 3.