BAQUIA

“Internet ya no es un cuento de hadas”

Latin Venture, una compañía de Miami especializada en la organización de conferencias sobre Internet en el mercado latinoamericano, ha superado esta semana con buena nota el reto de celebrar un encuentro sobre la Internet móvil. Y lo ha hecho sólo una semana después de que todo un gigante como Jupiter Media Metrix se viera obligado a cancelar su tradicional conferencia de Miami sobre el comercio electrónico en América Latina.

Latin Venture fue fundada y está dirigida por un español, David Bernad, que a diferencia de otros muchos emprendedores de Internet, lanzó su compañía sin ningún tipo de financiación externa y ha logrado convertir en muy poco tiempo su joven empresa en un negocio rentable.

Baquía habló con él durante la conferencia Vamos Wireless! 2001, a la que han asistido más de 200 profesionales del sector y en la que se han reunido compañías como GiantBear, Global Crossing, Hotvoice, Latinia, Lineabox, Motorola, MyAlert, Nortel, Orable Mobile, Palm, Softbank, Starmedia o Yahoo!, entre muchas otras.

¿Por qué una conferencia sobre la Internet sin hilos en estos momentos?

El acceso a Internet en Latinoamérica está hoy restringido por la baja penetración de PCs que hay en la región. Por eso mucha gente, desde hace meses, está considerando la posibilidad de que el teléfono móvil llegue a consolidarse como el dispositivo principal para acceder a Internet en estos países. La penetración del móvil supera el 15% en los principales mercados, y se espera que se duplique en el año 2003. Es un nivel de penetración al que nunca va a llegar el PC. Por eso hay tantas compañías, desde las operadoras de telecomunicaciones hasta los desarrolladores de software, que están viendo un gran futuro en las comunicaciones inalámbricas en América Latina.

¿Qué papel pueden jugar las comunicaciones inalámbricas en América Latina respecto al desarrollo de Internet?

Las comunicaciones inalámbricas pueden ayudar a la región a incrementar la penetración de Internet sin necesidad de costosas inversiones en infraestructura por las que tuvo que pasar, por ejemplo, Estados Unidos. En este sentido, Latinoamérica se puede ahorrar un gran paso.

El batacazo que ha vivido el sector, ¿ha afectado menos a los proyectos relacionados con la Internet móvil?

¡Cuidado! Cuando hablamos de Internet, da igual que sea wireless o con cables. Es Internet en cualquier caso. Y el batacazo no lo ha experimentado Internet, sino las compañías que estaban desarrollando nuevos modelos de negocio usando la Red como vehículo principal. Ha habido una falta de confianza en nuevas compañías, no porque no tengan razón de ser, sino porque hay incertidumbre sobre cuando alcanzarán esa masa crítica de usuarios que permita convertir en rentables sus modelos de negocio.

Entonces, ¿cómo definiría estos momentos?

Yo diría que el \’boom\’ de Internet continúa. Siguen apareciendo nuevas compañías, la revolución de los emprendedores continúa existiendo, pero ya ha dejado de ser el cuento de hadas que era hace tan sólo seis o siete meses, cuando cualquier persona con una idea medianamente brillante, con algún contacto y cuatro amigos podía montar una compañía de Internet. Estuvimos dos años como en una burbuja, que era completamente irreal, y ahora pensamos que ya todo se ha acabado. Y no es así. Sigue habiendo una revolución tecnológica, sigue habiendo montones de nuevas compañías desarrollando nuevos modelos de negocio que van a ser muy útiles para todos nosotros en muy poco tiempo. Lo que se ha acabado es el cuento de hadas de meses atrás.

¿Qué obstáculos afronta la Internet móvil en América Latina?

A mí me preocupa mucho el desarrollo de una plataforma estándar a través de la cual se puedan comunicar diferentes usuarios. Es algo que ha causado muchos problemas en Estados Unidos y que ha puesto a este país a la cola de lo que son las telecomunicaciones inalámbricas. Y eso es ridículo. La falta de un estándar es definitivamente una de las grandes pegas. Pero como siempre sucede cuando hay un problema o una crisis, surge una oportunidad, y hay compañías que están desarrollando soluciones para solucionar este asunto.

¿Y dónde queda Estados Unidos en este panorama?

Un ejemplo servirá para ilustrar mi respuesta. Hasta la semana pasada no pude enviar mi primer mensaje corto a través del móvil aquí en Miami, cuando en España y en general en Europa es algo muy común en la vida de todos desde hace mucho tiempo. Por tanto, todavía queda mucho camino por recorrer en Estados Unidos.

¿Qué papel está jugando el capital riesgo ahora mismo en el mundo Internet de América Latina?

Hay dos sectores en los que se está enfocando especialmente el capital riesgo en Latinoamérica: las iniciativas inalámbricas y los proyectos de banda ancha. En esas dos áreas es donde el capital riesgo está invirtiendo. Obviamente, todo lo que eran portales o B2B, ya no están recibiendo ningún tipo de financiación.

¿Qué podemos esperar de la tercera generación de móviles?

La 3G de los móviles debería significar la convergencia del gran ancho de banda y las comunicaciones inalámbricas. Pero quizás al final esa 3G no ofrecerá tanto ancho de banda como en un principio se pensaba. Parece que como máximo se tratará de 300 ó 400K. Ni siquiera está claro que la 3G traiga la convergencia multimedia.

¿Qué otros movimientos se detectan en el sector de Internet?

Estamos viendo como muchas compañías de toda la vida que no tenían una estrategia clara online están ahora lanzando sus iniciativas de nueva economía y lo están haciendo con mucho éxito. Han visto aparecer y desaparecer de la noche a la mañana a un montón de empresas con modelos de negocio sólidos pero que no han logrado más financiación porque no tenían clientes o por cualquier otra razón. Ahora llegan los jugadores de toda la vida, que ya conocen su negocio, saben lo que la tecnología puede hacer por ellos, y disponen del capital.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios