BAQUIA

Junkbusters y EPIC vuelven a denunciar la política de privacidad de Amazon

Hace menos de 10 días Amazon, el principal comercio online del mundo, aseguró en una carta dirigida a los reguladores estadounidenses estar trabajando para revisar ciertos aspectos de su actual y discutida política de privacidad para hacerla “mucho más transparente y fácil de entender para nuestros clientes”, aunque sin acometer cambios sustanciales.

El problema nace cuando Amazon decide cambiar la política de privacidad existente antes de septiembre de 2000, y que rezaba que la compañía no vendería o cambiaría la información personal en ningún caso, ni siquiera si cambiaba de manos, por otra en la que sí puede transferir sus datos en caso de ser adquirida. Inmediatamente se levantó una polvareda de críticas que empujó a la Electronic Privacy Information Center (EPIC) a solicitar a la Federal Trade Commission que se iniciara una investigación.

Después de la declaración pública de intenciones que la empresa de Jeff Bezos hizo hace pocos días, Tom Reilly, fiscal general de Massachusetts, aplaudió inmediatamente la iniciativa asegurando que habrá modificaciones sustanciales (por mucho que Amazon no sostenga tal cosa). “Estoy realmente muy complacido de que esta empresa reconozca nuestras preocupaciones y esté tomando medidas para proteger a los consumidores”.

Pero hay quien no está tan satisfecho con el contenido de la misiva. Las asociaciones en defensa de la privacidad de los consumidores Junkbusters y EPIC van a enviar también su propia carta a la FTC y a los reguladores de protección de datos de 14 estados, en la que exigen que Amazon permita a sus clientes ver la información que tiene la empresa sobre ellos y borrarla si así lo desean. Asimismo, acusan a la compañía de que en su carta no muestra ninguna intención de resolver sus prácticas “inadecuadas”.

En su carta dicen que lograr esto “es necesario porque las acciones de la compañía han mostrado que no se puede confiar en ella”, añaden que los hábitos de lectura de los consumidores deben mantenerse en privado, y que Amazon no está haciendo su parte para asegurarse de que lo estarán. “Es una libertad muy importante poder leer sin miedo a que lo que estés mirando pueda ser empleado contra ti” añade el presidente de Junkbusters Jason Catlett.

Amazon aún no ha dicho nada respecto a la reacción de estas dos asociaciones.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios