BAQUIA

Kevin Mitnick o la autodesmitificación de un hacker

En una entrevista concedida a la CNN, el legendario hacker Kevin Mitnick tacha su fama de exagerada y de leyenda urbana. A Mitnick, sus fechorías le costaron años sin poner las manos en un ordenador. Pertenece a la primera generación de hackers; conocido en Internet como Cóndor, fue el primer procesado de conformidad con la legislación anti-hackers en 1989, y arrestado y encarcelado por otros delitos en 1995. Estuvo cinco años en la cárcel. En 2000 salió, y hoy se dedica… ¡a dirigir una compañía de seguridad informática!

No niega que violó sistemas informáticos corporativos y que se apoderó de códigos fuente de firmas como Motorola o Nokia -para satisfacer su curiosidad, según confesión propia-, pero rechaza taxativamente que se introdujera en las redes de la North American Aerospace Defense Command o del FBI.

Tranquilamente, como el que nunca ha roto un plato en su vida, dice que desde su actual puesto de trabajo pretende ayudar a la comunidad. Reconoce en cualquier caso que hay muchas personas en el campo de la seguridad web que no confían en él, aunque se jacta de que en su compañía no se reciben llamadas de gente preocupada acerca de su pasado y sí de usuarios satisfechos con el servicio que reciben.

A la pregunta de si ahora es más fácil actuar como hacker que hace unos años, Mitnick asegura que a veces sí, y pone el ejemplo del percance sufrido por Paris Hilton para ilustrar la manera en que los hackers utilizan la ingeniería social. Por otro lado, considera un sinsentido gastar cientos de miles de dólares en seguridad cuando un atacante puede llamar a una persona conocida de dentro de la compañía -un trabajador insatisfecho, por ejemplo- para que le abra las puertas tecnológicas de la misma.

Respecto a los robos de identidad, se muestra lógico y razonable al afirmar que es más seguro usar la tarjeta de crédito en la Red que hacerlo en un restaurante. Concluye explicando que la notoriedad de su nombre le ayuda en el negocio, no debido a lo que hizo en el pasado, sino a que es alguien con conocimientos sobre el tema, y se autodefine como ese afortunado al que le han dado una segunda oportunidad para ayudar a los demás.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios