BAQUIA

La adicción a la tecnología, ese peligro

Una de las principales consecuencias de esto es que la línea que separa la vida privada de la profesional es cada vez más delgada. Y no es de extrañar: herramientas como el e-mail o los móviles hacen que la comunicación entre jefes y empleados pueda establecerse durante las veinticuatro horas del día.

Incluso la mente se puede ver afectada en su capacidad de procesar la información que recibe debido a esta incesante avalancha. Nada Kakabadse, profesora de la Northampton Business School, cree que el asunto es serio. \”Las personas con adicción tecnológica son más propensas a sufrir accidentes de coche\”, comenta.

Para Kakabadse se puede hablar de adictos \”cuando te llevas las tecnologías portátiles a la cama, al cine, al teatro, al restaurante… En definitiva, cuando pasas más tiempo con ellas que con los amigos o la familia\”.

Otros expertos creen que la frontera, borrada ya, entre trabajo y ocio, es la consecuencia que la gente debe pagar por estar conectados, comunicados, 24/7. Sin embargo, Fred Mast, de la Universidad de Lausana (Suiza), opina que \”quizás estemos minusvalorando la capacidad de la mente para adaptarse a los cambios\”.

Curiosamente, no tenemos ni mucho menos la misma respuesta a los diferentes estímulos tecnológicos: podemos esperar dos días para contestar un e-mail, pero un SMS demanda una respuesta inmediata.

Stefana Broadbent, de Swisscom, lo explica así: \”El correo está considerado como el medio más formal, mientras que los mensajes de texto son lo más personal\”.

Ante toda esta situación, pues, ¿qué conviene hacer? Kakabadse lo tiene claro: \”Establecer prioridades\”.
www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios