BAQUIA

La banca española aprende la lección de la Red )esta vez sí)

La reciente apertura del subastador de depósitos por Internet de eBankinter supone mucho más que la posibilidad de que los clientes contraten este artículo financiero mediante una puja virtual. La irrupción de este sistema en la banca online significa el nacimiento de una nueva generación de productos y revela que por fin los bancos han comprendido qué es la Red y las ventajas que este medio les puede reportar tanto a ellos como a los usuarios.

Hasta ahora, las entidades financieras que operan online en España se han limitado a trasladar los productos tradicionales a la Red. La única novedad ha sido la mejora de su rentabilidad y que se pueden contratar cómodamente a través de la pantalla de la computadora. Un mero ahorro de paseos.

Hasta ahora la banca se ha limitado a llevar a la Red los productos de siempre

Los bancos han visto hasta ahora en la Red simplemente un sustituto de la oficina física que les permitiría ahorrar costes (algo que aún no ha sucedido pero se supone que algún día llegará} para ofrecer mejores condiciones a los usuarios. Así, se han limitado a trasladar al mundo online idénticos artículos que en el offline pero con mejores tipos de interés. La forma de comercialización, la posición totalmente pasiva de los clientes y el concepto en sí de los productos se han mantenido intocables.

El resultado, todos los conocemos. Las entidades que operan por este canal se han enzarzado en una guerra de rentabilidades que las está llevado a ofrecer condiciones inasumibles durante mucho tiempo por un banco y que además, no están logrando el éxito que se podría esperar.

Un medio diferente

Los bancos utilizan la Red pero no la comprenden ni aprovechan muchas de las posibilidades que ofrece. Internet es un canal que no sólo ofrece la comodidad de operar desde casa sin tener que ir a la oficina física. También, y como ningún otro, permite agrupar usuarios y aprovechar al máximo las leyes de la oferta y la demanda para favorecer la formación dinámica de los precios en tiempo real y en las condiciones perfectas.

Estas características favorecen a ambas partes, banco y cliente, que pueden beneficiarse en todo momento de una situación concreta de los mercados. Por ello, estas cualidades son la semilla que debe dar lugar, esta vez sí, al nacimiento de una auténtica banca online que ofrezca productos específicos adaptados al medio en el que opera.

De hecho, desde que Internet se utiliza como un instrumento comercial han surgido negocios que utilizan modelos de comercialización que no se podrían dar sin su existencia. Las subastas o los sistemas de agregación de usuarios o de proveedores para conseguir ventajas en el mercado que han proliferado en los últimos tiempos no se podrían implementar sin este nuevo medio. Ahora la banca también puede desarrollar sistemas similares adaptados a su negocio.

Subastador de depósitos

En este contexto el éxito de un producto como un subastador de depósitos está garantizado. El cliente, propone un tipo de interés y va pujando en virtud de lo que a la baja estén dispuestos a ofrecer otros usuarios. En banco finalmente se decanta por la oferta menor y contrata el depósito.

Un subasta sería imposible de llevar a cabo en una oficina

Un ejemplo: un usuario decide que quiere contratar el producto al 12% y hace su oferta. Si en ese momento hay otro dispuesto a aceptar el 11,5% hace la propuesta y pisa la del anterior, que si quiere no quedarse fuera deberá pujar al 11,4%.

El sistema, que sí tienen sentido en Internet ya que sería imposible de poner en marcha en una oficina, ha captado en su primera semana de funcionamiento 47, 59 millones de dólares a un tipo medio de 10,97%.

El resultado es bastante caro para eBankinter, que deberá abonar a sus clientes un interés superior al que se está dando en el mercado tradicional, pero será cada vez más interesante conforme el número de usuarios que acceda a las subastas vaya creciendo. Estos nunca bajarán del tipo que se esté dando en el mercado y eBankinter se asegurará un buen número clientes dispuestos a contratar sus productos. Conclusión: todos salen ganando.

Inmediatamente, una de las entidades competidoras, ING Direct, ha contraatacado con el lanzamiento de un depósito a quince días al 7% TAE hasta un importe máximo de un millón de pesetas, pero esto terminará siendo agua de borrajas.

Cuando los usuarios accedan a la banca aprovechando las ventajas de la Red y se conviertan en sujetos activos de sus condiciones, quizás ya será tarde para tratar de ponerles más señuelos. La Nueva Banca ha nacido en España.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios