BAQUIA

La batalla por la sucesión del DVD puede acabar sin vencedores y con muchos vencidos

Irreconciliables, incompatibles y listos para subir al ring para enfrentarse por el título de reyes del hogar digital. La batalla entre Blu-Ray y HD DVD, los dos formatos de alta definición sucesores del DVD actual, podría estar condenada a no tener un ganador claro, y sí varios perjudicados.

La consultora Screen Digest plantea cuatro posibles escenarios en los que se desarrollará este enfrentamiento:

  1. HD DVD alcanzará una posición dominante en el mercado, por lo que los seguidores de Blu-Ray migrarán a este formato.
  2. A la inversa, será Blu-Ray el que domine y los seguidores de HD DVD los que cambien de bando.
  3. Ninguno de los dos formatos alcanzará una ventaja clara, y ambos convivirán sin gran aceptación hasta que lleguen al mercado reproductores mixtos, adaptados a los dos formatos de precio asequible.
  4. Los dos pierden porque ninguno logra una masa crítica suficiente, resultando una situación similar a la que se produjo en la batalla entre SACD y DVD Audio.

De las cuatro posibilidades, los analistas creen que la tercera es la más factible, aunque no se deben descartar completamente las otras tres. En cualquier caso, el resultado final para el consumidor será un menor interés en el mercado de la alta definición.

Ciertamente, el consumidor puede verse atrapado en la llamada paradoja de la elección: una mayor oferta complica la elección, en lugar de simplificarla. El éxito masivo del DVD se debió a que se trataba de un producto unificado, estándar, y que aportaba ventajas y calidad claramente superiores a las de su antecesor, el VHS.

Los herederos del DVD no lo pondrán tan fácil. Cualquier usuario se planteará preguntas como: ¿Necesito los 50 GBs de un disco Blu-Ray, o me bastan los 30 de un HD DVD? ¿Vale la pena pagar más por Blu.Ray? ¿Qué formato adoptará mi estudio favorito de cine? ¿Qué pasa si saca las películas en el formato que no he comprado? ¿Y si tengo películas que no puedo ver en la consola? En definitiva: ¿me compensa tirar mi viejo DVD, que todavía funciona a la perfección, para sustituirlo por uno de estos?

Esta situación puede llevar, según el análisis de Screen Digest a una pobre aceptación de los nuevos formatos. Según sus estimaciones, sólo un tercio de los 39.000 millones de dólares que se gastarán en el año 2010 en EEUU, Japón y Europa en la compra de películas corresponderán a los formatos de alta definición.

Finalmente, Screen Digest estima que pocos hogares repondrán su colección de películas en DVD. El crecimiento de este mercado no vendrá por el aumento en la venta de títulos, sino por el mayor precio de los nuevos formatos. De aquí que en el año 2010 los ingresos totales de este mercado podrían ser un 15 o 20% superiores de lo que serían de no haber aparecido los nuevos formatos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios