BAQUIA

La difícil tarea de envolver bocadillos en la Red

Una de las desazones permanentes de los periodistas, especialmente de aquellos que se dedican a la prensa escrita, es la sospecha de que muchas de sus informaciones terminan siendo utilizadas para tan prosaico fin como envolver un bocata de chorizo. Es una pesadilla que persigue sus noches dejándoles insomnes incluso después de la aparición del papel Albal.

Sin embargo, en opinión de algunos, esta inquietud tiene los días contados. En el curso de verano de la Universidad de Cantabria \”Y el periodismo se hizo digital\”, celebrado en Castro Urdiales en la semana del 15 al 19 de julio, se habló largo y tendido sobre la posibilidad de que el periódico de papel desaparezca ante la avalancha de lo digital. Se apaciguarían así los ánimos de gacetilleros, articulistas y cronistas contrarios al reciclado alimenticio de sus informaciones.

Pero otros miedos afloraron en la mesa redonda que cerraba el mencionado curso: La red: ¿un medio más o un medio que sustituye a los demás?

Próspero Morán, periodista de Radio Nacional de España, se mostraba prácticamente seguro de que el papel desaparecerá tarde o temprano: \”Internet va a sustituir a todos los demás medios, sólo falta por saber cuándo\”, afirmaba. Para contradecirle estaba Jorge Alcalde, coordinador de contenidos de Muy Interesante Digital. Alcalde cree que \”el hombre es un animal de costumbres\” y no descartará tan fácilmente el periódico impreso para lanzarse a los brazos del ADSL.

Y en desacuerdo con ambas posturas, José Cervera, director de 20 Minutos digital, considera que lo que va a cambiar fundamentalmente es el concepto de empresa periodística porque las actuales \”no van a saber dar el paso\”. Cervera sí ve hueco para el formato papel en el futuro pero a cambio de perder su primacía: \”leer el diario por la mañana no va a ser lo que marque la actualidad del día\”.

Pero aún caben más puntos de vista sobre el tema, Mª José Cantalpiedra, profesora de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad del País Vasco, directora del curso y presente también en la mesa redonda, considera que la presumible desaparición del papel no acabará con el formato periódico. La red puede ser, a su juicio, \”un nuevo soporte en el que el periodista seguirá haciendo su trabajo, seleccionando, valorando y jerarquizando la información que Internet diversifica y dispersa\”.

¿Trajes a medida o prêt à porter?

Otro interesante tema de debate es el de si los contenidos que aparecen en Internet han de ofrecerse de forma individualizada, adaptándose a los perfiles de los usuarios o si se tiene que seleccionar a gusto del consumidor desde el otro lado de la pantalla.

Internet abre las puertas, en opinión de Próspero Morán, a un nuevo modelo periodístico que pueda satisfacer plena e individualmente las necesidades de cada lector, pasando del \”uniforme\” ofertado por los periódicos al \”traje\” cortado a medida por los medios digitales. Este modelo no era, sin embargo, compartido por otros de los ponentes; José Cervera vislumbra un futuro más tendente a los \”intereses tribales\” en el que los weblogs tendrían el campo abonado para su florecimiento. Para Jorge Alcalde, y continuando con el símil tribal, Internet estará siempre necesitada de \”chamanes\” que \”valiéndose de su prestigio\” jerarquicen y seleccionen los contenidos.

Lo que parece quedar claro es que en la redefinición del papel de los medios y de su espacio en el mapa de la comunicación, los periódicos corren el riesgo de desaprovechar la oportunidad que tienen de incorporarse a este nuevo altavoz mundial.

Los malos augurios sobre la prensa no son nuevos en absoluto y han aparecido a lo largo de la historia ante el surgimiento de cada nuevo medio. Con la llegada de la radio y la televisión se lanzaron también predicciones que invariablemente anunciaban el fin de la prensa escrita.

Sí parece estar claro que la Red representa un desafío para las empresas periodísticas tradicionales. La presencia de Internet puede convertir a la prensa escrita en un dinosaurio, pero algunos opinan que en esta ocasión los reptiles pueden ser capaces de evolucionar de manera que conserven su espacio y, además de para envolver bocadillos (o su más escatológica función en las jaulas de los pájaros), sigan siendo utilizados para la transmisión de conocimientos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios