BAQUIA

La domótica existe, aunque no la vemos

Zumo de Red

<!–
Atencion: Este es un boletin en version HTML.
Si estas leyendo esto, es que algo no funciona bien.
Puedes recibir este boletin en formato texto modificando tus
datos en http://www.baquia.com/com/boletines/suscripcion.html
escribirnos a [email protected] para que te ayudemos a resolverlo.
–>

A:link {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
A:visited {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
A:hover {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
.pequeno { font-family:arial,verdana,helvetica,sans-serif; font-size:10px; color:#000000; }



Zumo de Red

<!–
Atencion: Este es un boletin en version HTML.
Si estas leyendo esto, es que algo no funciona bien.
Puedes recibir este boletin en formato texto modificando tus
datos en http://www.baquia.com/com/boletines/suscripcion.html
escribirnos a [email protected] para que te ayudemos a resolverlo.
–>

A:link {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
A:visited {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
A:hover {
COLOR: #006699; TEXT-DECORATION: underline
}
.pequeno { font-family:arial,verdana,helvetica,sans-serif; font-size:10px; color:#000000; }

















¿QUÉ ES?
|
Titulares
|
EN BAQUÍA.COM
|
SUSCRIPCIONES
|
BAQUÍA INTELIGENCIA

Miércoles 06 de
octubre de 2004
Año V, nº
888




¿AÚN NO SABES QUÉ PUESTO OCUPA TU WEB EN GOOGLE?
Solicita AHORA tu
INFORME GRATUITO
By Webpositer.com


¿AÚN NO SABES QUÉ PUESTO OCUPA TU WEB EN GOOGLE?
Solicita AHORA tu
INFORME GRATUITO
By Webpositer.com

Contratación de publicidad








<FONT face="Arial, Helvetica, sans-serif"
size=-1><FONT
color=#ffffff>          
Titulares




  1. La domótica existe, aunque no la vemos
  2. En la Red










  Titulares



<A
name=1>1.-


La domótica existe, aunque no la vemos





Si hay un paradigma de casa digital esa es (como no podía ser de otra forma), la de Bill Gates. Aunque para conocerla debemos conformarnos con las infografías, han salido a la luz aspectos que reafirman la idea de que el bueno de Bill dispone de los adelantos tecnológicos que nosotros, pobres mortales, disfrutaremos dentro de unos años. La domótica es un término como hasta hace poco lo era el UMTS: se habla mucho de él pero nadie podía ni tocarlo, ni olerlo, ni probarlo. Debemos conformarnos con lo que dicen que será, y poco más. Pero llegará. Llegará la integración y el control de distintos tipos de servicios dentro del hogar, ya sea la seguridad personal y patrimonial, iluminación, ventilación, confort, etcétera. Se necesita para ello la unión de tecnologías y fabricantes dispares, en gran medida diferentes e incompatibles. Como es obvio, todos abrazamos –más como deseo que como realidad– la domótica. De ahí que las previsiones de cara al futuro rocen lo magnífico. Así, el porcentaje de viviendas con instalaciones domóticas ha pasado de apenas un 3% en el año 2003 a estar cerca del 4,5% en 2004. En 2007 la expansión podría alcanzar el 8,5%, de acuerdo a las previsiones del Ministerio de Industria.

Lo más interesante es el factor aglutinante que conlleva la domótica: las empresas de telecomunicaciones, seguridad, energía, construcción, fabricantes de componentes e integradores deberán ponerse de acuerdo para prestar los servicios que los usuarios (o habitantes) demandan. Con la oferta pasa como con las meigas: haberla, hayla. Lo que no queda tan claro es que suceda lo mismo con la demanda. Y así seguirá hasta que se supere la baja cultura tecnológica de los usuarios (no despuntará hasta que la generación nacida en los 80 comience a independizarse y a demandar casas inteligentes), las dificultades de integración y la falta de servicios realmente atractivos. Pero sobre todo se requieren redes domésticas baratas. Las tecnologías inalámbricas, cuyo coste es cada vez menor, fomentarán la creación de servicios que pondrán los ladrillos en el hogar digital. Sin embargo, no todos quieren darle tanta importancia: en este artículo se defiende que la domótica se incorporará a nuestras vidas, “aunque no como actor principal, como se esperaba en un principio, sino en un papel secundario, aunque habrá salvado al menos la puerta de entrada”. Más







2.- En la Red


  • Microsoft sigue de juicios

El partido, programado para dos días, enfrentaba a Microsoft y a la Unión Europea. Al saque, la empresa de Bill Gates, que había advertido horas antes del encuentro que la medidas correctivas que pretendía imponer la CE dañarían “a cientos de empresas europeas, a miles de programadores y a millones de consumidores\”. No es de extrañar que se esperara el partido con expectación. Los primeros raquetazos no fueron más que un intercambio de golpes en los que se dilucidaba a quién pertenece la protección intelectual. El jefe de abogados de Microsoft, Ian Forrester, defendió que el diseño de servidores de red precisa de \”innovación y secreto\”. Para hacer su golpe más potente, Microsoft llamó a jugar al economista David Evans quien lanzó un bumerán al negar el supuesto secretismo de la compañía de Bill Gates a la hora de publicar su código fuente. Evans citó el caso de Linux que controla ya el 9 % del mercado mundial y obtendrá el 19 % en 2008 para contrarrestar los golpes del rival.

Visto que la CE se sentía demasiado presionada, llamó a RealNetworks, cuyo primer saque fue un ace: si nadie la detiene, Microsoft acabará controlando el sector de los reproductores, los teléfonos móviles y los televisores. \”En el futuro, prácticamente todas las noticias, películas, músicas y comunicaciones empresariales serán distribuidas en formato digital. Si una compañía domina el sector, controlará cómo se crean, distribuyen, protegen y ejecutan estos contenidos (…) no sólo en ordenadores, sino también en teléfonos móviles o televisores\”, señaló Antoine Winckler, abogado de RealNetworks. El partido iba muy igualado, lo que obligó a disputar un tie break. Ahí Microsoft no perdonó. Ya que su golpe era todo menos magistral, recurrió a la compasión: dijo que si fuera obligada a desarrollar una versión de su sistema operativo Windows sin el reproductor audiovisual Media Player sufriría \”daños graves e irreparables\” en el \”diseño de sus productos\” y en su \”reputación\” (¡!). Al juez Bo Vesterdorf le corresponde ahora analizar los supuestos daños que puede sufrir Microsoft, además de sopesar la existencia de argumentos contra la decisión de la CE y el respeto entre el equilibrio entre el interés público y el de las partes. Aunque no hay una fecha para que el árbitro proclame al vencedor, los expertos sostienen que se conocerá antes del 1 de noviembre, fecha en la que Mario Monti abandona su cargo. Seguiremos informado. Más

  • Internet da pero no recibe

A pesar de que la relación entre Internet y la política pegó un buen tirón en EEUU con las iniciativas del defenestrado Howard Dean, la situación ha regresado a un periodo de calma chica en el que se aprovechan pocos los recursos que brinda el maremágnun de las antaño conocidas como autopistas de las información. Tanto John Kerry como George W. Bush han recaudado ingentes cantidades para subvencionar sus onerosas campañas (el primero 80 de los 233 millones conseguidos). Sin embargo, ninguno ha sido especialmente dadivoso en contratar publicidad online para ‘vender’ sus ideas. Un estudio del grupo independiente Pew Internet & American Life Project detalla que ambos candidatos y sus acólitos han gastado 2,7 millones de dólares en publicidad online, una cifra netamente inferior a los 5,7 millones que Kerry recaudó en Internet sólo el día que aceptó la nominación demócrata.

La cifra resulta irrisoria si se recurre a la comparación: Bush y Kerry han destinado nada menos que 100 millones de dólares en anunciarse por la televisión. \”La propaganda online podría ser un buen modo para hacer campaña y conseguir la atención de decenas de millones de potenciales votantes que utilizan Internet, pero que no visitan la página web de una campaña\”, regaña Michael Cornfield, consejero del grupo Pew. Además, los candidatos demuestran poca originalidad a la hora de elegir los medios digitales donde insertar sus anuncios. Bush se centró en la web de una emisora de Fox TV en Portland, mientras que Kerry gastó la mayor parte de lo invertido en la web del San Francisco Chronicle. Pues vaya. Más

  • Nadie quiere a PeopleSoft

Un leve terremoto se produjo la semana pasada en la sede de PeopleSoft. Y no, el culpable directo no fue Oracle. Aunque sí el indirecto. La compañía puso delante de las narices de Craig Conway, su consejero delegado, el famoso papelito rosa. Despido fulminante. Desde Oracle se aplaudió la medida: Conway era un firme detractor de la OPA hostil lanzada por la compañía de Larry Elison. Mientras PeopleSoft trataba de poner la casa en orden, comenzaron a difundirse los rumores que aludían a que Microsoft saldría en su ayuda, ya fuera en forma de alianza o acuerdo. Steve Ballmer, el histriónico consejero delegado de Microsoft, negó la mayor. Si querían ayuda, que se la pidieran a otros. Ni siquiera el hecho de que el gigante del software negociara hace siete meses una posible alianza con la alemana SAP fue relevante. Existen más factores que hacen inverosímil la posibilidad de acoger en brazos a PeopleSoft: \”Conozco SAP, y ellos no son SAP\”, señaló no sin cierta mala leche Ballmer. Según detallan en eWeek, existen más circunstancias: la cuota de mercado de PeopleSoft es menor que la de SAP, Peoplesoft es socio de IBM y los costes de adquisición son muy elevados teniendo en cuenta las ganancias que puede generar. Para Ballmer tampoco es baladí que a Microsoft le interese fundamentalmente concentrarse en \”pequeñas y medianas compañías”, donde SAP, PeopleSoft y Oracle apenas cuentan. Así pues, Peoplesoft deberá conformarse con Oracle. Y a este paso, tal vez, ni eso. Más

  • Umberto Eco se ensaña con Internet

Umberto Eco, filósofo, novelista y semiólogo (y lo que le echen), ha ofrecido su particular punto de vista de lo que puede deparar un mundo internetizado. Nada bueno, por cierto. Teme Eco que \”6.000 millones de personas tengan 6.000 millones de enciclopedias distintas y ya no puedan entenderse entre ellos para nada\”. Es decir, que en vez de fomentar la comunicación, la Red la destruye. Su pensamiento, que desprecia la variedad y desprende cierto tufillo a pensamiento único, pronostica que la sociedad se encamina hacia una serie de culturas individuales que, señala, puede resultar más peligroso que el que genera el conflicto entre el Islam y Occidente. \”Nada del Islam contra Occidente. Usted contra mí, ése es uno de los grandes peligros del futuro\”, dice Eco, quien aboga por una vuelta a la época de la Ilustración. O ni siquiera: con regresar al tiempo en el que no existía Internet se da por satisfecho. Y es que antaño la cultura desempeñaba una función de filtro que determinaba, por ejemplo, que \”saber cuando murió Julio César es importante, mientras que la fecha de la muerte de su mujer no\”. Ahora ya no pasa: \”Con Internet esa valoración se anula\”. Querido Eco: así no se avanza. Más

  • Google dice que no es un barco

Pues no, Google no va a lanzar su propio navegador. Así de categórico se ha mostrado John Doerr, miembro del equipo directivo e inversor de Google, que se ha apresurado a zanjar los rumores que han circulado las últimas semanas al respecto. Aunque Doerr reconoce que no conoce al detalle todo lo que se cocina en el buscador, señala que existen otras preferencias, como crecer internacionalmente, mejorar la calidad de su motor y convertirse en “el Google que te conoce”. Hubiera sido bonito, la verdad. Más

 









<A
name=quees> ¿Qué es Zumo de Red?


Zumo de Red es un
boletín electrónico con análisis entre líneas de las
principales tendencias y corrientes en Internet y en el sector de la Nueva Economía
creado por Baquía.com.

Todos los miÃrcoles y viernes, la mejor información de Internet recién
exprimida en su buzón de correo.









<A
name=inteligencia> Baquía Inteligencia


¿Conoces las cuentas corporativas de Baquía Inteligencia?
Contrata una cuenta corporativa de Baquía Inteligencia y se te suministrará
una contraseña con la que podrás acceder a nuestro
archivo con más de 650 informes.
Cada semana un informe nuevo en profundidad de un sector determinado.
Solicita información en
[email protected] o
pinchando aquí.









<A
name=suscribirse> Suscripciones


Para recibir los boletines
de Baquía.com basta con que nos des tu dirección de correo y selecciones
con un clic entre toda nuestra oferta.
Formulario de suscripción

¿Cómo anular tu suscripción?

Tan sencillo como consultar qué boletines recibes en tu dirección de correo
y desmarcar las casillas correspondientes a aquéllos que quieras dejar de recibir. Todo ello en
el mismo
formulario.








<FONT face="Arial, Helvetica, sans-serif"
size=-1>Comentarios





<FONT face="Arial, Helvetica, sans-serif" color=#333333
size=-1>Envíe su mensaje con críticas,
comentarios, problemas en la recepción o cualquier otro asunto a
<A
href=\”mailto:[email protected]\”>[email protected].
<FONT
color=#333333>También puede escribir mediante el correo caracol o llamar
por teléfono:
Baquía Atención al cliente
C/ Costa Rica, 22 – 3ºD

28029 (Madrid) España

TEL +34 91 343 00 64




Baquía 2004 © Todos los derechos
reservados.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios