BAQUIA

La espada de Damocles pende sobre Liquid Audio

La vida de Liquid Audio tiene serios peligros de acabar de mala manera. Conocida por ser una de las mayores compañías de tecnología musical, se encuentra a la espera de que su Junta de accionistas levante o baje el pulgar. Así se decide a día de hoy la suerte de los negocios de la Nueva Economía.

Los accionistas no están demasiado contentos con la evolución de la empresa durante los seis años que lleva operando. Están hasta las narices de que el dinero se evapore como paja quemada y no titubean a la hora de poner orden en el patio antes de que la situación vaya a peor.

Las opciones que se barajan para salir de la crisis van desde fusionar la compañía hasta llevar a cabo una criba en los puestos de mayor responsabilidad. Pero la alternativa que cobra más peso a medida que pasan los días consiste en proceder a liquidar la empresa.

En caso de que esta última opción sea la que prevalezca finalmente, Liquid Audio pasaría a engrosar la cada vez mayor lista de caídos musicales puntocom. Liderando tan tétrica lista se encuentra Napster, programa al que sigue Madster, más conocido como Aimster.

Tal y como ha señalado P.J. McNealy, analista de GartnerG2, vivimos \”en un mundo finito\” donde \”generalmente prevalece una compañía dominante y dos o tres más se asientan como alternativas. Liquid parece que ha perdido la opción de pertenecer a la última categoría\”.

El pasado mes de julio la compañía disponía de unas reservas en efectivo cercanas a los 80 millones de dólares.