BAQUIA

La industria pornográfica lidera en innovación

La pornografía, basura para muchos, es una fuente inacabable de dinero, dentro y fuera de Internet. Canal + debe parte de su éxito inicial a su oferta en este género. Comcast, la primera empresa norteamericana del cable y posible compradora de Disney, es la mayor distribuidora de pornografía digital de EE.UU. Si la operación se lleva a cabo, una misma empresa será simultáneamente la mayor distribuidora de pornografía y la mayor productora de películas infantiles. Curiosa mezcla.

Antes de que nadie se escandalice, Yahoo News nos recuerda que la tecnología y la pornografía siempre se han llevado bien. Por ejemplo, muchas de las primeras fotos que se hicieron en los incios de la fotografía fueron fotos de desnudos.

La realidad es que la industria pornográfica online, que en EEUU representa ya el 10% del total del mercado, ha ido siempre por delante en la utilización de contenidos y en la forma de aplicar algunos de los grandes paradigmas de Internet. Yahoo nos recuerda que tanto sus servicios de pago como los de MSN han sido configurados siguiendo las pautas marcadas por esta industria. Suscripciones de pago y alquiler de videoclips figuran prominentemente en la oferta de ambos portales. La propia Amazon que actualmente dispone de 900.000 pequeñas webs que anuncian gratis sus productos, se orientó al sistema de marketing viral que habían probado con éxito anteriormente las empresas de pornografía online.

La generación de protagonismo personal, por ejemplo, el caso de una mujer que llena su casa de cámaras de vídeo que retramsmiten todas sus actividades cotidianas, y que cobra por tarjeta de crédito a los voyeurs que quieren verla en cualquier momento, es sin lugar a dudas un servicio que muestra el camino de modelos de negocio del futuro, por ejemplo, del UMTS. No ya sólo en la industria pornográfica, sino en cualquier tipo de producción amateur que busca su salida directa por Internet.

Este tipo de producción masiva de bajo coste, capaz de ofrecer soluciones uno a uno, puede ser la killer application del UMTS. La producción centralizada de alto coste tiene su espacio, pero si observamos el éxito de la telebasura a lo Gran Hermano, veremos la capacidad humana de disfrute con un voyeurismo que puede ser satisfecho por muchos amateurs de la creciente producción multimedia.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios