BAQUIA

La innovación hasta en el jabón

Eric Ryan y Adam Lowry tenían algo más de 20 años y, como tantos otros en la época del boom de Internet, dejaron su trabajo para montarse por su cuenta. Como quiera que su negocio no tenía que ver con Internet, al principio encontró pocos interesados en invertir. Es más, los inversores trataban de ver el negocio desde la perspectiva de Internet, preguntando a menudo: \”¿Y cómo piensan vender esto en Internet?\”. En realidad, no pensaban. Su negocio les había surgido de pasear tranquilamente por unos cuanto supermercados, y era tan poco in que a nadie le parecía interesante. Lo que ambos amigos pretendían era, ni más ni menos, hacer la competencia a los grandes del sector de la limpieza, todos ellos vigilándose estrechamente los unos a los otros y sacando productos me too que solo se distinguían por la etiqueta.

Ya existen empresas fabricantes como Williams-Sonoma y Sur La Table que venden productos naturales, pero muy caros, para el sector de productos de limpieza. La empresa de los dos amigos, Method Home, se diferencia por ofrecer productos con aromas especiales -como mandarina o pepino- con un empaquetado fenomenal a precios muy asequibles. Method Home ha sabido capitalizar los esfuerzos liderados por Target para llevar gran estilo a los productos de mercados masivos.

El éxito de Ryan, ahora ya con 30 años, y de Lowry, 29, en su batalla con las grandes marcas mundiales del sector les viene por su propia experiencia y de descender ambos de familias de empresarios. Ryan tiene gran experiencia con marcas y en publicidad, ya que ha trabajado en Fallon y otras agencias en las que ha dado soporte aempresas como Saturno, GAP y Colgate, a quien ayudó a lanzar una nueva marca de pasta de dientes. Por su parte, Lowry ha trabajado como ingeniero químico, desarrollando bolsas de basura biodegradables y pinturas que se pegan al plástico.

Su primer éxito fue la venta a la tienda local de Mollie Stone de uno de sus primeros productos. En ese momento apenas existían un par de prototipos del jabón que acababan de vender.

Sus diseños están consiguiendo algo completamente inusual en el mercado de los productos de limpieza, la compra por impulso. Ahora, con más de 1.500 distribuidores vendiendo sus productos, están ya en la carrera de abrirse camino y hacerse con una marca antes que competidores les obliguen a bajar los precios y reducir los márgenes.

La innovación es clave en cualquier empresa. Aunque sea en productos tan diarios como el jabón de limpieza.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios