BAQUIA

La mitosis de BT

La reestructuración que anunciara BT, antiguo monopolio de las telecomunicaciones británico, el 10 de mayo del presente año para paliar la enorme deuda en la que incurrió por culpa de las costosas licencias de telefonía móvil de tercera generación, ha dado un paso de jirafa con la publicación el pasado 24 de septiembre de las condiciones para llevar a cabo una escisión en toda regla.

¿Y en qué consiste esta división? Pues que de British Telecom nacerán dos compañías: BT Group plc y mmO2 plc También se podría mirar desde otro punto de vista: BT lanza fuera del nido a la parte del negocio dedicada a la telefonía móvil, con un nuevo nombre de marca difícilmente identificable con ellos, para que vuele libremente.

La maldita deuda

BT está donde está, es decir, reestructurándose intensamente y protagonizando desde hace meses un baile frenético de desinversiones, ventas de muebles e inmuebles, emisiones de bonos y acuerdos, por culpa de una deuda de 90.000 millones de dólares nacida del coste de las licencias de telefonía móvil UMTS. Una tecnología que no sólo ha endeudado a BT (aunque ha sido una de las que más lo ha sufrido), sino a la mayor parte de las principales compañías de telecomunicaciones del viejo continente.

BT, que presentó esta semana unas pérdidas extraordinarias por depreciación de inversiones de 728 millones de dólares en el primer semestre del año (responsabilidad principalmente del 9% que posee en AT&T Canadá y de Concert), espera que, merced a las medidas que está adoptando, la deuda se reduzca a entre 22.000 y 25.000 millones de dólares para marzo de 2002.

BT Group, la nueva BT

BT Group estará formada por cuatro líneas de negocio: BT Retail, BT Wholesale, BT Opeworld y BT Ignite.

  • BT Retail: el principal suministrador británico de servicios de telefonía, con 28,2 millones de clientes y una cuota de mercado del 83%.

    BT Wholesale: diferentes servicios, incluyendo de infraestructura, para otras empresas de telecomunicaciones y proveedores de acceso a Internet.
  • BT Openworld: proporciona diferentes tipos de acceso a Internet y un portal con el que también recibe ingresos en concepto de publicidad, servicios de suscripción y comercio electrónico (aunque reciente mente han asegurado que la parte de este negocio en la que más se van a centrar es el acceso, sobre todo de banda ancha, y no en ser un destino para los internautas).
  • BT Ignite: dispone de 52.000 kilómetros de fibra óptica que conectan 250 ciudades. Además asumirán su parte de culpa en el affaire Concert.

Los beneficios, sin incluir impuestos, intereses, depreciación y amortización, de BT Group para el trimestre que concluyó en junio de 2001 ascendieron a 1.428 millones de libras (unos 2.100 millones de dólares). Más pormenorizadamente, BT Wholesale generó 1.414 millones de dólares, BT Retail 532 y BT Ignite 53. BT Openworld perdió 56 millones de dólares.

mmO2, con el móvil a otra parte

mmO2, nombre recién estrenado, englobará a BT Cellnet, Digifone, conocida también como Esat Digifone (BT se va a gastar más de 10 millones de dólares este año para que las cosas cambien), Telfort Mobiel, Viag Interkom, Manx Telecom y Genie. Es decir, los negocios de telefonía móvil de BT en el Reino Unido, Alemania, Irlanda, Holanda y la Isla de Man. Un mercado potencial de 160 millones de personas en el que mmO2 ya suma más de 16 millones de clientes.

La estrategia de la nueva e independiente mmO2 es bastante lógica. Los principales puntos recalcan que se centraría en conseguir clientes de alto valor: empresas, individuos con un alto uso del móvil y los adultos más jóvenes, que es el rango de edad más jugoso; en retener a sus abonados proporcionándoles una buena calidad en el servicio y en la atención al cliente; y reducir costes con todo tipo de medidas (un buen ejemplo es el acuerdo alcanzado recientemente con T-Mobile, de Deutsche Telecom, en Alemania y One2One en Inglaterra).

Según declaraciones de su presidente David Varney, mmO2 nace con la vocación de ser un líder dentro del mercado de la telefonía móvil europea y con la intención de entrar lo antes posible en el FTSE 100.

mmO2 comenzaría su andadura con una deuda de 500 millones de libras (casi 737 millones de dólares, muy poco comparada con muchas de sus competidoras) y 3.500 millones de libras esterlinas (unos 5.160 millones de dólares) de financiación. La compañía espera invertir 8.300 millones de libras (12.230 de dólares) durante el próximo lustro para poner en marcha las redes de tercera generación, claro que estos datos son previos a los acuerdos de reducción de costes firmados con T-Mobile y One2One.

Durante el trimestre que concluyó en junio de 2001, las ganancias excluyendo intereses, impuestos, depreciación y amortización fueron de 64 millones de libras (94,3 millones de dólares), con unas pérdidas operativas de 140 millones de dólares. Viag y Telfort perdieron 227 millones de dólares y Genie 56, mientras que BT Cellnet y Digifone recaudaron unos beneficios operativos de 143 y 22 millones respectivamente.

Diferentes analistas valoran la empresa entre 8.000 y 15.000 millones de libras (11.800 y 22.100 millones de dólares), es decir, entre un 26% y un 50% de la actual capitalización bursátil de BT.

Algunos flecos por peinar

También anunciaron algo que todo el mundo esperaba: no habrá reparto de dividendos para el año fiscal que concluye el 31 de marzo de 2002. De todas maneras los dividendos que entregue BT Group serán considerablemente inferiores a los que generaba la vieja BT.

Que toda la operación llegue a buen puerto depende ahora de la aprobación de los accionistas, que se pedirá (y no parece que vaya a ser difícil de conseguir) en una Junta General Extraordinaria de Accionistas en octubre. Si BT recibe le visto bueno, la división se haría efectiva el 19 de noviembre de este año y cada accionista recibiría una acción en BT Group y mmO2 por cada título que poseyera en la vieja BT.

En manos de la nobleza

El artífice de toda esta operación es Sir Cristopher Bland, sucesor de Sir Ian Vallance en el trono de BT y antiguo presidente de la BBC. Al igual que Vallance tuvo como misión la privatización del antiguo monopolio estatal, a Bland le ha caído en suerte reflotar la compañía para el nuevo siglo y liderar esta escisión.

El affair Concert

Pero el principal asunto pendiente es Concert, esa factoría de perder dinero que creó conjuntamente con AT&T. Esta empresa, que cuenta con aproximadamente 6.000 trabajadores en todo el mundo (unos 1.000 en el Reino Unido), perdió 118 millones de dólares durante el trimestre fiscal que concluyó en junio de este año. Durante el mismo periodo de 2000 generó un beneficio de más de 88 millones.

Sir Bland ha dejado claro que están estudiando junto a AT&T posibles soluciones. Parece ser que una sería una eutanasia lo más indolora posible, la otra un profundo replanteamiento de la joint venture.

Dichos y desmentidos

La trémula situación financiera de BT ha dado a luz un buen número de rumores. Los dos más recientes y más destacados se referían a unos inminentes 1.500 despidos en BT Wireless y a la marcha del presidente Sir Peter Bonfield de la empresa. Ambos fueron desmentidos por la compañía británica, que recalcó que Bonfield tienen un contrato firmado hasta 2002 para completar la escisión. Si lo rompiera perdería un bono de que supera 1,2 millones de dólares.

En cualquier caso, no es ningún secreto que el sector de las grandes empresas de telecomunicaciones europeo se encuentra en pleno proceso de redefinición.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios