BAQUIA

La ñ viaja en @

Pocas personas ponen hoy en duda la importancia de la lengua española en el mundo. A pesar de que el chino sea el idioma más hablado en el planeta, su influencia desde el punto de vista social, cultural y económico no deja de ser marginal. Todo lo contrario de lo que sucede con el español. Es cierto que ocupa la tercera posición en este particular ranking, pero también es verdad que goza de una fortaleza y capacidad de crecimiento que sólo se puede incrementar en los años venideros.

La demostración palpable de que un idioma tiene vida propia la aporta el hecho de que se encuentre en boca de la gente. Esto no sólo sucede en los países cuyo idioma legal es el español, sino también en muchos otros donde están asentados grupos de hispanos, factor que contribuye a la paulatina extensión en el uso de esta lengua. El caso de Estados Unidos es el más claro. Pero una circunstancia similar se produce en países como Reino Unido o Brasil donde, incluso, el español se ha convertido en idioma de aprendizaje obligatorio en las escuelas.

La expansión de un idioma conlleva ciertos problemas intrínsecos. Uno de ellos es el maltrato al que es sometido habitualmente por parte de sus usuarios. En situaciones así es recomendable desplegar a la policía que se ocupe de garantizar el buen uso de la lengua. Aunque esta función le corresponde en el caso del español a la Real Academia de la Lengua Española, también contribuyen a esta labor los debates, mesas redondas y actividades cuyo tema principal aborde la implantación de la lengua en la apresurada realidad cambiante del siglo XXI.

Con el propósito de tomarle el pulso al idioma, se celebra con una periodicidad cuatrienal el Congreso Internacional de la Lengua Española, que se ha convertido en paradigma y reflejo de la preocupación e inquietud que genera un idioma con el corazón palpitante. Sobre esta segunda edición, que se celebra en la ciudad española de Valladolid entre el 16 y 19 de octubre 2001, pende aún el recuerdo de la primera convocatoria. Muchos de los participantes de entonces rememoran la \”excelente organización\” del simposio, celebrado en la ciudad mexicana de Zacatecas. Pero, sobre todo, no olvidan las explosivas propuestas del premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez: \”Jubilemos la ortografía, terror del ser humano desde la cuna: enterremos las haches rupestres, firmemos un tratado de límites entre la ge y jota, y pongamos más uso de razón en los acentos escritos, que al fin y al cabo nadie ha de leer lagrima donde diga lágrima ni confundirá revólver con revolver. ¿Y qué de nuestra be de burro y nuestra ve de vaca, que los abuelos españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una?\”.

Los organizadores de este segundo congreso advierten de que no se va a producir ninguna declaración de tono similar, aunque sí aseguran que alguno de los participantes expresará opiniones un tanto polémicas sobre el uso del espanglish, ese dialecto a medio camino entre el español y el inglés cuyo uso hace furor en ciudades estadounidenses, fundamentalmente.

Todo en tres días

Coincidiendo con el Congreso, se han lanzado una serie de iniciativas que pretenden vigorizar el español en la Red. Una de las actividades más interesantes será la actualización, por primera vez en la historia, del diccionario de la Real Academia Española en Internet. La XXII edición del diccionario, que será presentada por Víctor García de la Concha el segundo día del congreso, incorporará entre sus 88.431 palabras algunas como web, hardware, o CD-ROM.

La Academia española no será la única que eche mano de Internet para modernizarse y contribuir a su desarrollo como canal de aprendizaje. El Centro Virtual del Instituto Cervantes pondrá en marcha un curso de español por Internet, al que se han destinado 4,36 millones de dólares y que ha sido concebido desde el comienzo para ser utilizado tan sólo a través de la Red. De igual forma, pondrá a disposición de los internautas un buscador panhispánico que localiza más de 50.000 páginas sobre lengua española y cultura en español. \”Tiene poco sentido que cuando una persona incluya la palabra coche en un motor de búsqueda no aparezca como resultados en los que se empleen palabras como carro, forma con la que se denomina a los autos en Latinoamérica\”, señaló al respecto Ángel Martín Municio, presidente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Por último, se presentará una base de datos de hispanistas disponible en Internet en la que por primera vez se incluirá el mapa mundial de departamentos de español, hispanistas y asociaciones.

El español, una máquina de hacer dinero

En la segunda edición de este Congreso Internacional de la Lengua se pondrá un especial acento sobre la vertiente económica del idioma. Es decir, la relevancia que tiene el español como medio que, además de enriquecer a las personas que lo utilizan, opera como vehículo que potencia la actividad económica. Por poner un par de ejemplos: en Estados Unidos emiten cuatro cadenas de televisión en español y otras tres lo hacen a través de cable. Además, existen 1.500 publicaciones entre diarios de pequeña tirada y semanarios, así como 40 revistas mensuales. A esto se debe añadir que grandes ediciones disponen de su correspondiente hermano pequeño en español: People, Vanidades, Newsweek, Selecciones, Glamour, Time son sólo alguno de ellos.

Los organizadores del Congreso han subrayado que, con el fin de mantenerse fieles al subtítulo del encuentro El español en la Sociedad de la Información, una de sus principales preocupaciones residirá en el uso que se hace del español en Internet. Según apunta un reciente estudio de Global Research, el dominio del inglés en la Red ha disminuido de forma palpable en los últimos años. De 1995 a 2001 los usuarios cuyo idioma madre no es el inglés han pasado del 10% al 54%. De esta última cifra, un 5,4% corresponde a los hispanohablantes.

A lo largo de las ponencias se analizará \”el peso del español en la Sociedad de la Información, la previsible evolución, los desafíos y las implicaciones sociales, económicas y culturales entre la lengua, las nuevas tecnologías y servicios\”, señalan los organizadores. Para desentrañar este objetivo, las mesas se han dividido en diferentes secciones según los medios: prensa, radio, televisión, Internet y cine en español.

Una de las principales novedades respecto al congreso celebrado hace cuatro años reside en que el desarrollo de las mesas redondas se podrá seguir a través de \”los múltiples soportes tecnológicos que ofrece la Sociedad de la Información: Internet, televisión por satélite, digital e interactiva, así como dispositivos informáticos y de telefónía móviles (PDA, WAP, etcétera). Igualmente, se ha creado un foro de discusión en el que podrá participar todo aquel que quiera aportar su opinión a los temas tratados\”.

La mesa en el que se ponga encima de la mesa la cuestión de Internet en español estará moderada por Daniel Martín Mayorga (presidente de Telefónica Soluciones Móviles) y participarán Alejandro Pisanty, director de Computación de la Universidad Nacional Autónoma de México; el presidente de Terra, Joaquim Agut; José Antonio Millán, editor electrónico; el presidente de Jazztel, Martin Varsavsky; Andrés Pedreño, consejero delegado de Universia y Fernando Rodríguez Lafuente, director de ABC Cultural.

Premisas

Pero antes de que se celebren las sesiones, emergen una serie de ideas que son tomadas como premisas para empezar a andar. Una de ellas es que no se debe desaprovechar la buena situación en la que se encuentra la lengua española actualmente. El director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi, es claro ante la salud del idioma en la Red: \”Es cierto que existe un claro desfase entre el español y el inglés en Internet, aunque se trata de una situación lógica. El español tiene muchas posibilidades de convertirse en una segunda lengua de relaciones internacionales\”. Para ello, se juega con una ventaja inicial. Como recuerda Juaristi, \”la dispersión geográfica es uno de ellos. El español lo hablan 400 millones de personas en varios continentes. Otro es la homogeneización desde el punto de vista lingüístico, mayor incluso que el francés o el inglés\”.

Por su parte, Ángel Martín Municio piensa que \”en el idioma de la Red, la lengua se está alterando. El lenguaje resumido y concreto no debe ser capaz de poner palos a las rueda de nuestro desarrollo literario\”. Ni Martín Municio ni Juaristi consideraron preocupante la tendencia de los usuarios de Internet o de los teléfonos móviles a acortar las palabras hasta límites difícilmente comprensibles. \”La \”q\” que teclea una persona en su teléfono para acortar un \”que\” hace exactamente lo mismo que un estudiante a la hora de tomar apuntes\”, adujeron como justificación. Lo mismo ocurre con las palabras en inglés que los hispanos han incorporado a su vocabulario habitual. Decir website ya es algo normal, al igual que streaming o Peer to Peer. \”Todo idioma se enriquece con las aportaciones léxicas de otras lenguas\”, señaló el escritor del libro El bucle melancólico.

Las puertas del II Congreso Internacional de la Lengua Española están abiertas a todo el mundo. Sólo se necesita una conexión a Internet e inquietud por saber un poco más de un idioma del que se hablará mucho.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios