BAQUIA

La nueva cuota impuesta a las radios online no agrada a nadie

El canon que impuso la Biblioteca del Congreso para zanjar la disputa entre las discográficas y las emisoras de radio online estadounidenses (webcasters) no son del agrado de ninguna de las partes. Las autoridades reguladoras de Estados Unidos, en sentencia salomónica, fijaron un nuevo impuesto, 0,07 centavos por cada canción escuchada por cada usuario, para las radios que quieran emitir por la Red.

Antes, el panel de arbitraje (Copyright Arbitration Royalty Panel; CARP) nombrado por la Oficina del Copyright estadounidense para encontrar un término medio entre las exigencias de la RIAA (Recording Industry Association of America) y los webcasters, recomendó establecer el pago de 0,14 centavos de dólar. Las radios de Internet vieron en la propuesta un disparo a la línea de flotación de su negocio, y solicitaban una cuota similar a la de las emisoras terrestres (alrededor del 3% de sus ingresos brutos). Las discográficas perseguían un 15% de la facturación.

Intervino entonces el Bibliotecario del Congreso, quien rechazó el arbitraje del CARP y rebajó el canon a la mitad. A la RIAA por supuesto, no le ha sentado bien esta rebaja; y las radios siguen considerando que las llevará a la ruina. Ambos acudirán a un tribunal federal para defender sus intereses.

Para las discográficas, que obtendrían un 50%los de los nuevos royalties, éstos no remuneran suficientemente a los artistas, quienes proveen de la materia prima a los webcasters. Las radios insisten en que con esa cuota les sería imposible sacar el negocio adelante. Según la publicación Radio and Internet Newsletter, que ha liderado el levantamiento de las pequeñas emisoras, alrededor de 200 emisoras de radio ya han cerrado anticipándose al pago de la cuota. Además, aquellas que negociaron acuerdos con la RIAA por separado o no llegaron a lanzar sus radios online o han tendido que abandonar el negocio, apuntan los críticos.

El Tribunal de Apelaciones de Columbia tiene en sus manos una disputa que promete ser larga. Tras recibir las reclamaciones de ambas partes, fijará una fecha definitiva para la presentación de apelaciones, antes de final de año. Mientras, los webcasters deberán comenzar a pagar el canon fijados a partir de septiembre.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios