BAQUIA

La oficina del futuro se parecerá más al hogar

En los jóvenes está el futuro. O eso por lo menos es lo que Larry Page, confundador de Google, le ha contado a Always-on, y lo mismo contestó en el Foro Económico de Davos cuando fue preguntado. En su opinión, la oficina del futuro cada día se parecerá más al hogar. En Google predican con el ejemplo, dando permisos, por ejemplo, para visitar la oficina con la compañía de un perro.

Larry también habló de asintos más concretos alrededor del fenómeno de la mensajería instantánea (MI), una herramienta que ha cautivado ya a 100 millones de usuarios en todo el mundo. Es un fenómeno provocado por los consumidores y, según Larry, los jóvenes son el lugar al que hay que mirar para ver qué nuevas aplicaciones dominarán pronto la oficina del futuro. En especial hay que prestar atención a los nuevos formatos de comunicación y a las aplicaciones que se pueden descargar en el móvil, que pronto estarán, como la MI, en todas partes.

En el caso de Google, la herramienta de MI utilizada es la de AOL, ya que ésta es la compañía con la que hacen más trabajos ahora que su acuerdo con Yahoo se ha terminado. Algo que, según teme Larry, está facilitando un montón de información sobre el buscador a AOL.

Según sus comentarios, esto es aceptable sólo porque se trata de algo que han promovido los propios empleados, abriendo cuentas de MI y comunicándose con ellas sin pedir permiso a nadie. Al ser una revolución provocada por ellos mismos, los empleados aceptan mucho mejor saber que están pasando mucha información personal al operador.

La última parte de su explicación no es apta para empresarios tradicionales. Larry afirma que la gente que colabora con ellos trabaja en ocasiones desde sus casas, y a veces, se llevan la casa a su trabajo. Es decir, Google les permite presentarse en la oficina acompañados por sus niños y mascotas, preocupándose exclusivamente de la calidad del trabajo entregado.

Mucho nos tememos que, una vez se haga efectiva su salida a Bolsa, Google tendrá que cambiar muchos de estos interesantes experimentos. Parece difícil que los sesudos analistas de Bolsa quieran compartir su café en una guardería llena de niños con sus mascotas.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios