BAQUIA

La Red no tiene que ser accesible para los discapacitados

La juez de distrito Patricia Seitz ha llegado a la conclusión de que la Ley para Americanos con Discapacidades (Americans with Disabilities Act o ADA), es aplicable únicamente a espacios físicos como restaurantes, centros de enseñanza o teatros (hay 12 categorías en esta ley de 1990), pero en ningún caso a la Red. Es decir, que las páginas web no tienen que estar obligatoriamente adaptadas para que los discapacitados puedan acceder a ellas.

Esta decisión ha venido a raíz de una demanda presentada por Access Now, una asociación en defensa de los derechos de los invidentes, en nombre de Robert Gumson contra Southwest Airlines, a la que acusaba de no tener una versión de su página adaptada para discapacitados. Seitz la ha desestimado de plano, y ha explicado su postura a lo largo de doce páginas, en las que dice cosas como que \”expandir la ADA para cubrir espacios virtuales podría crear nuevos derechos sin unos estándares claramente definidos. El nada ambiguo lenguaje del estatuto y de la regulación relevante no incluye las páginas de Internet\”.

Si esta juez hubiera dado la razón a Acces Now, hubiera sentado un importante precedente, ya que impondría a todas las compañías estadounidenses una nueva serie de requisitos a la hora de llevar sus negocios a la Red. Por eso precisamente han sido muchos (como overlawyered.com o la National Federation of Independent Business) los que han aplaudido su decisión, ya que aseguran que cualquier otra habría tenido efectos devastadores para millones de sitios de Internet.

El caso de Southwest no es el primero emprendido para obligar a adaptar las páginas web. Ya en 1999 la Federación Nacional de Ciegos demandó a America Online por el mismo motivo. Pero la cosa no acabó como en esta ocasión, ya que la Federación retiró su demanda al acceder AOL a adaptarse a los dispositivos que emplean los internautas ciegos.

Es decir, que a lo único a lo que se pueden aferrar los discapacitados (ciegos sobre todo, que son los más afectados) es una serie de recomendaciones publicadas por el World Wide Web Consortium (W3C) hace ya 5 años bajo el nombre Web Accessibility Initiative, pero cuya asunción es completamente voluntaria.

En España, la O.N.C.E. lleva varios de años celebrando unos premios internacionales bianuales de Investigación y Desarrollo (I+D) en Nuevas Tecnologías para ciegos, dotados con 50 millones de pesetas pensados para impulsar \”innovaciones en materia de informática, telecomunicaciones, biotecnología e ingeniería, que impliquen la creación, adaptación y uso de máquinas o programas informáticos de cuyo desarrollo y aplicación práctica deriven mejoras para las personas ciegas o deficientes visuales\”.

Si alguien quiere comprobar las diferencias existentes entre una web convencional y otra adaptada, no tiene más que entrar en la página oficial de esta asociación española, y en la versión accesible para ciegos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios