BAQUIA

La revista hacker 2600 tira la toalla

Después de más de tres años batallando en los juzgados, la revista para el público hacker 2600 no apelará a la sentencia que le prohibe enlazar al código (DeCSS) que rompe las protecciones de los DVDs. Termina así una de las pruebas de fuego de la Digital Millennium Copyright Act (DMCA) y Hollywood se apunta una nueva victoria en su enconada lucha por la defensa de los derechos de autor.

El asunto empezó cuando el noruego Jon Johansen diseñó, a sus tiernos 16 años, un programa denominado DeCSS que acababa tempranamente con el sueño de la industria de la música de disponer de un formato anti-piratería. La Motion Picture Association of America (MPAA) no tardó en reaccionar, demandando al joven hacker y a todos los que se atreviesen a incluir en sus páginas copias o enlaces al programa, entre ellos a la revista 2600. Dos años después de que la policía entrase en casa de Johansen para apropiarse de su computadora, sus problemas con la justicia no han acabado; sí han terminado los de 2600, que renuncia a su derecho de seguir apelando.

Los estudios de cine demandaron a la revista 2600 en 1999 como parte de una amplia operación legal para acabar con la distribución del código maligno, utilizado para reproducir DVDs protegidos en los PCs. Los ataques de Hollywood dieron como fruto una gran campaña de protesta, en la que el DeCSS llegó a aparecer en poemas, camisetas y canciones.

En su querella, los estudios alegaban que reproducir y enlazar al DeCSS violaba las cláusulas de la DMCA, ley nacida en 1998 para adaptar las leyes sobre propiedad intelectual a la Era Digital, que establecían la prohibición de traficar con herramientas que se pueden utilizar para saltarse la tecnología utilizada para proteger las obras. A finales del año pasado, los defensores del copyright obtuvieron una importante victoria cuando un tribunal de apelación apoyó la decisión de prohibir los links al DeCSS.

Al frente de 2600, Eric Corley prometió seguir pelando por sus derechos, arguyendo que los hipervínculos son un elemento esencial de Internet, y que los enlaces al DeCSS desde las páginas de su revista deberían estar protegidos por la libertad de expresión que ampara la Primera Enmienda.

Aunque un tribunal federal reconoció que al código de un programa se le puede otorgar el status de forma de expresión protegida por la Primera Enmienda, estableció que se trata de contenido neutro, no equiparable y sin la misma protección que otras formas de expresión como la novela o la poesía. El tribunal de apelación refrendó la decisión y después no aceptó la petición de 2600 de revisar la sentencia, dejando la posibilidad de una nueva apelación a una instancia superior.

2600 ha zanjado el caso rechazando la apelación, aunque la publicación asegura que la guerra no ha terminado. La encargada de la defensa de la revista, la Electronic Frontier Foundation (EFF), cree que otros casos en el futuro \”proporcionarán una base para que el Tribunal Supremo actué frente a los problemas creados por la DMCA\”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios