BAQUIA

¿La siesta, nuevo derecho laboral?

La siesta, ese invento tan español que ha conseguido hacer estragos incluso en Japón, aumenta la productividad y elimina el estrés. Pero tampoco conviene abusar: entre 10 y 30 minutos es el tiempo que debe durar, según los expertos. El caso es que cada vez es mayor el número de compañías que ven en este reparador descanso un medio de potenciar el rendimiento de sus trabajadores, por lo que incluso ponen facilidades.

De hecho, alemanes, italianos y británicos nos superan ya a la hora de disfrutar de este hábito. Y no por ello les va peor; al contrario. Así, encontramos ya empresas que han habilitado salas para que su personal descanse en cómodos sillones. Los beneficios se extienden incluso fuera del terreno laboral: en muchos países se ha comprobado que la mayoría de los accidentes de tráfico se produce entre las dos y las cinco de la tarde.

En Japón, como decíamos, son varias las compañías que han institucionalizado la siesta como una práctica sagrada dentro de la jornada laboral, pues han llegado a la conclusión de que incrementa la productividad de sus trabajadores una media de un 30%. Pero lo mejor viene para determinadas profesiones -periodistas, publicitarios, creadores en general-, ya que este descanso para el cerebro estimula fuertemente la creatividad y la capacidad de resolver problemas más fácilmente.

Naturalmente, la siesta también está pegando fuerte en EEUU. Allí hay un doctor llamado James Maas que lleva más de cinco años asesorando a las empresas norteamericanas sobre los beneficios de la pausa mediterránea. Y éstas hacen caso: en las oficinas de Levi Strauss, Ben & Jerry o Mac World Magazine existen los nap lounges, salones en penumbra y con mullidos sillones donde los empleados pueden recargar las pilas en oscura complicidad con sus jefes. En fin, aunque en EEUU -y en no pocos lugares- la siesta aún está mal vista, estigmatizada como cosa de vagos, parece claro que sus beneficios son indudables.

Entendemos, además, que la siesta es especialmente buena para nosotros, los profesionales de Internet. Porque, cuando navegamos en casa, le quitamos casi media hora a nuestro tiempo de sueño, ya que el 19% de los usuarios españoles de la Red reconoce que duerme menos para pasar más tiempo ante el ordenador.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios