BAQUIA

La tecnología biométrica seduce a los europeos

La mayor parte de los europeos encuestados en un informe cree que el escaneado de iris o huella dactilar aumentará su comodidad y seguridad a la hora de viajar o realizar transacciones financieras, factores que son ahora más importantes que los inconvenientes relativos a la privacidad que solían percibirse en la biometría en el pasado.

En efecto, Europa tiene una percepción positiva de la tecnología biométrica, que permite el reconocimiento y autentificación electrónica de personas a través de rasgos únicos como las retinas, el iris o las huellas dactilares. Ésta es la conclusión de un estudio llevado a cabo por Vanson Bourne a petición del grupo de servicios de TI LogicaCMG.

El 84% de los europeos aceptaría sin problemas que le escanearan las huellas dactilares y el iris al viajar al extranjero, ya que esto agilizaría y haría más sencillos los procedimientos habituales del viaje. El 88% cree que la tecnología biométrica reducirá el robo de identidades, mientras que el 85% está convencido de que <b<disminuirá el fraude financiero.

Tim Brew, director de prácticas de identidad electrónica en LogicaCMG, analiza los factores que impulsan tales niveles de aceptación: “La confianza del consumidor en la precisión ha sido el factor principal. El desarrollo continuo de la tecnología subyacente en la biometría ha experimentado notables avances desde los primeros días de esta técnica, ofreciendo una mejor y menos intrusiva experiencia a los usuarios”.

“Consecuentemente, ahora el foco del debate son los beneficios reales de estos sistemas y cómo llegan las soluciones biométricas al mundo real. Hemos llegado a un punto de inflexión en el que la mayoría de los europeos evalúa positivamente las ventajas de la biometría en aspectos como la seguridad y la comodidad”, añade.

El 71% de los encuestados se sentiría más seguro si empleara la huella dactilar o una tarjeta de identidad biométrica para pagar bienes y servicios en el extranjero. Portugal encabeza esta tendencia -85%., mientras que en Holanda la aceptación cae al 46%.

Brew explica las razones de algunas de estas diferencias nacionales. “Portugal tiene cinco documentos de identidad nacionales, por lo que los portugueses tienen claro por qué su gobierno quiere integrarles en un único documento y qué beneficios tendrá esa iniciativa”.

El ejecutivo comenta que gran parte de esta creciente aceptación en Europa tiene su explicación en que los países del continente se están poniendo al corriente y tomando más conciencia de la comodidad y seguridad que aporta la tecnología biométrica.

“Cualquier interacción entre hombre y máquina puede ser una aplicación potencial para la biometría, y esta naturaleza ubicua puede ser un catalizador en todo el continente para el despegue de esta técnica”, finaliza.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios