BAQUIA

La televisión digital terrestre revoluciona el mapa audiovisual

Más canales y programas (y específicos para cada segmento de población), mejor calidad de imagen y sonido, numerosos servicios online a la carta, más competencia en el sector… Es la televisión digital terrestre (TDT), que viene para quedarse. Y para sustituir a la televisión analógica, que en 2010 pasará a formar parte de la historia -2008 en el caso de las televisiones locales-. Nos encontramos ante una realidad tecnológica, televisiva, tan importante como lo pudo haber sido en su momento el paso del blanco y negro al color.

Pero hay más, mucho más. La TDT permitirá convertir cualquier receptor televisivo en un emisor, gracias al cual los usuarios podrán interactuar en los programas. E incluso participar en la elaboración de los mismos. Si la blogosfera ha revolucionado Internet, ¿por qué no puede ocurrir también en la televisión? Un televisor conectado a la Red para hacer la compra, reservar habitación en un hotel, consultar nuestro saldo bancario o bajarnos toda clase de contenidos. Este es el atractivo panorama que nos espera.

Ahora mismo, el asunto se encuentra en tramitación parlamentaria. Pero lo que nos interesa aquí es diseccionar un poco lo que va a suponer la TDT, esa nueva revolución tecnológica.

Ceros y unos

En principio, hay que decir que se trata de una tecnología que difunde las señales televisivas de tal manera que la imagen, el sonido y los contenidos interactivos se convierten en información digital: no son remitidos en forma de ondas que precisan grandes anchos de banda, sino como ceros y unos. En cualquier caso, los contenidos de la TDT se transmiten igual que en el caso de la televisión analógica (ondas electromagnéticas terrestres). Además, son recibidos mediante antenas convencionales, lo que los distingue de la TV digital por satélite o cable.

Conviene saber que un mismo receptor puede servir para ver la televisión analógica y la digital, en el caso de que se tenga un receptor de TDT externo o integrado y se haya adaptado la antena individual o colectiva. De hecho, actualmente las grandes cadenas españolas ya emiten en digital -las primeras emisiones en este sentido comenzaron hace tres años-, y hasta 2010 los sistemas analógico y digital pueden convivir sin mayores obstáculos.

Sin embargo, la práctica totalidad del parque español de aparatos de televisión no está preparado para la TDT. Ésta requiere un televisor digital integrado, o una analógica con descodificador. Los descodificadores básicos, que sólo permiten el acceso a contenidos, cuestan alrededor de 70 euros, y por los que además permiten usar los servicios interactivos hay que pagar entre 150 y 200 euros. Entre las empresas que los venden figuran Philips, Samsung, Panasonic, Nokia y Sony. En general, las antenas no habrá que cambiarlas, pero las instaladas hace más de quince años quizás necesiten ser adaptadas.

Modificaciones

Red.es, organismo adscrito al Ministerio de Industria, ha sugerido que la Administración facilite la actualización de las antenas colectivas de los edificios de viviendas. Aproximadamente el 45% de los 14 millones de hogares españoles necesita modificar sus instalaciones para poder recibir la señal. La Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones (Asimelec) prevé para ello un coste que oscila entre 200 y 300 euros.

Además, no habrá que pagar nada por ver la TDT: acceso abierto, gratuito y sin cuotas de abono. Lógicamente, sí coexistirán canales libres con otros de pago. Usted sólo tendrá que elegir. Pero lo que es seguro es que recibirá un servicio mucho mejor: será posible emitir en formatos de vídeo de más calidad; algunos canales se podrán preparar para transmitir en formato 16:9, en lugar del formato 4:3, cerca por tanto de lo que se estila en el cine. Respecto al sonido, será similar al que produce la tecnología Dolby Sorround y Home Cinema Vídeo, con una calidad de imagen parecida a la que ofrece el DVD.

El menor ancho de banda de la TDT permitirá emitir cinco canales donde antes se emitía uno, lo que supone que, a finales de este año, contaremos con una amplia parrilla televisiva (unos veinte canales). Eso sí, en España tenemos que ponernos las pilas: estamos a la cola de Europa con unos 150.000 hogares que tienen sintonizador digital, frente a los 3,9 millones de Reino Unido. Los demás países del continente están entre 200.000 y 400.000. Es decir, en nuestro país sólo unos pocos miles de hogares están disfrutando de la TDT después de más de seis años de existencia del marco legal.

Espectro radioeléctrico, un bien escaso

La TDT permite multiplicar por cuatro la capacidad del espectro radioeléctrico, un recurso que no abunda. El reparto del espectro resultante para la TDT es de esperar que origine un estado de cosas en el que todos tengamos acceso desde el próximo año a veintidós canales, frente a los cinco nacionales autorizados actualmente (TVE1 y TVE2, Antena 3, Telecinco y Canal+). En la mayor parte de España habrá 14 canales nacionales, 4 autonómicos y 4 locales.

Escribamos, para finalizar este artículo, algunas líneas sobre la televisión digital para móviles, tecnología en la que hay depositadas grandes expectativas para los próximos años. Según los expertos, tendrá que basarse en nuevos contenidos. El previsible desarrollo de modelos de negocio de televisión en el móvil basados en DVB-H (TDT) requerirá asignación de espectro para estos canales.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios