BAQUIA

La unión hace la fuerza

La tradicional “vaquita” argentina, por la que varios amigos se juntan para comprar un regalo y ahorrar dinero, ya tiene su paralelo en la web local. Siguiendo los exitosos casos de Mercata o Mobshop, hoy son cuatro los nodos argentinos que en lo que va del año se lanzaron a explotar el mercado de las compras agrupadas.

El primero en salir al ruedo en Argentina fue Agrupate.com, un nodo incubado por Netbiz (empresa liderada por el publicista Fernando Vega Olmos, que también lanzó Bonvivir.com y Canjeo.com) con un capital inicial de 200.000 dólares. “Los negocios que van a dejar plata son aquellos que tengan una transacción genuina y un modelo de ingreso genuino; se apunta a los compradores, no a los navegantes. Las compras agrupadas cumplen estos requisitos”, explica Gustavo Sambucetti, Country Manager de Agrupate.com.

De la mano de un concepto que no es del todo nuevo -basta con remitirse a las tradicionales cooperativas de compra- el flamante sitio salió a conquistar el mercado con una campaña que remitía al modelo comunista, aunque adaptado a la era web. Eslóganes del tipo “Luchemos unidos para bajar el precio del DVD” vistieron las calles porteñas.

Trabajadores del mundo uníos

El sistema es sencillo: cuanta más gente compra, más bajan los precios. Los productos se ofrecen a través de ciclos de compra, durante los cuales se lleva a cabo la operación. Los precios descendentes que va adquiriendo el producto, a medida que se suma más gente, también son visibles. Aunque simple, el concepto requiere de una alta dosis de difusión para ser entendido. “En alguna medida la competencia es buena porque ayuda a la evangelización de la categoría; hace más conocido el sistema y además aumenta la torta”, comenta Sambucetti.

Hoy la empresa tiene un promedio de 2.000 visitas diarias. En pleno auge de la campaña “Camaradas” llegaron a 5.000, y realiza cerca de 10 transacciones por día. Las categorías que más funcionan son Computación, Electrónica, Deportes y Comunicaciones.

La primera ronda de inversión se concretó a poco tiempo del lanzamiento en enero -el nombre de los accionistas prefiere ser silenciado por los ejecutivos- por un monto de 1,5 millones de dólares. “Esto nos permitió expandirnos a Brasil y México, donde tuvimos la suerte y desgracia de ser los primeros”, agregó irónico el líder de Agrupate, quien también adelanta que una nueva ronda está muy avanzada.

Comunia es otro de los nodos que se disputa el mercado de las compras agrupadas en Argentina. Creada por Vanesa Kolodziej, Maximiliano Guerra y Javier Vergara, esta puntocom acaba de incorporar nuevos inversores para su primera ronda de apertura de capital. El Banco de Inversión AMG invirtió cerca de 1 millón de dólares en esta empresa, que ya había recibido capitales del fondo I5 (controlado por el grupo Hicks, Muse, Tate & Furst) y el BGS (Venture comandado por Lisandro Bril).

Las compras agrupadas dan para todo

Durante los dos primeros meses de vida, Comunia facturó 45.000 dólares. Al poco tiempo de lanzarse al mercado sus directivos también optaron por invertir en publicidad. La campaña titulada “Debut”, tuvo buen impacto en los canales de cable. En el comercial podía verse a un par de adolescentes contratar a una prostituta y obtener cada vez más rebajas, incluso gracias a la incorporación del padre de uno de los jóvenes.

“El modelo de las compras agrupadas reúne lo mejor de Internet. Es útil y económico. La gente sabe que determinado tipo de productos los va a encontrar más baratos. En tiempos difíciles es lo que mejor funciona. De todas maneras, a medida que más gente acceda a Internet se va a poder negociar mejor con los proveedores”, asegura Kolodziej, la presidente del sitio, quien sostiene que el patrón cultural de ahorro que caracteriza a los argentinos es una ventaja para el negocio.

En este caso los productos electrónicos también obtienen una rápida salida. “La Palm se vende como pan caliente. La gente también compra productos baratos como los CD o libros para probar el sistema. Pero, sin duda, lo que mejor resulta son los artículos que tienen que ver con el estilo de vida de la gente de Internet”, agrega la joven que comanda Comunia.

En cuanto al contenido, sus directivos prefieren definir al nodo como una combinación de Epinions (intercambio de opiniones), Productopia (información sobre los distintos productos) y Mobshop (un clásico web de compras agrupadas).

Para Damián Lopo, presidente de Neotribu, las compras agrupadas son la cuarta etapa de un modelo de ventas. “Primero fue la venta por catálogo, después llegó el sistema de remate (subastas), luego aparecieron los nodos al estilo priceless.com, hasta que hizo la entrada el group buying”, asegura el ejecutivo que lidera otra de las empresas que compiten por este mercado en Argentina.

El hecho de que este tipo de sitios haya tardado sólo seis meses en llegar de Argentina a Estados Unidos, mientras que las subastas tardaron tres años, es un buen indicador para el ejecutivo. Sin embargo, no se puede pasar por alto que las fechas coinciden con la explosión de Internet en América Latina.

Ofertas para todos los gustos

En cuanto al modo de pago, cada sitio web adoptó diferentes variantes. Agrupate permite, por ejemplo, obtener el producto aunque el ciclo de compra no se haya terminado. “Los competidores esperan a que termine el ciclo para cobrarte y enviarte el producto. Para mí no está bien que en Internet debas esperar 20 días para recibir un producto. Nosotros facturamos al precio vigente cuando la persona se sumó a la compra y ahí enviamos el producto. Después hacemos una nueva transacción para acreditarle la diferencia si el precio bajó”, explicó Sambucetti. De esta manera logran entregar el producto quince días antes que la competencia, aunque con mayores costos.

Neotribu, por su parte, implementó el pago por cobro revertido apuntando al mercado que no maneja tarjetas de crédito. También pueden optar por comprar antes de que cierre el ciclo, pero a diferencia de Agrupate, los consumidores no se beneficiarán con el precio final. Lo que sí tienen todos, incluso el menos conocido Ipacto, es la posibilidad de recibir un aviso cuando el producto haya alcanzado un precio determinado.

Otra medida original de Neotribu consiste en el programa Neo Manager. “Aprovechamos al segmento mayoritario de Internet, adolescentes con poco poder de compra, para que ofrezcan los productos a gente que no está conectada y les pagamos una comisión por las ventas”, relató Lopo, uno de los fundadores y actuales propietarios de la empresa.

Al igual que Comunia, Neotribu aspira a convertirse en una brick&click. “Hoy por hoy ya tenemos canales alternativos con fuerzas de ventas tradicionales, más bien enfocados al mercado corporativo”, agrega el presidente de Neotribu.

Los sitios de descuento, como el argentino Alcosto, parecen no representar competencia para las puntocom de compras agrupadas. “Este tipo de nodos de descuentos puros suelen dañar la marca. Los de compras agrupadas, aparte de permitirles ubicar stocks inmovilizados, también apuntan a productos más calientes”, agrega el ejecutivo de Agrupate.

Las llamadas reverse auctions, como se intentó erróneamente bautizar a estos sitios en un inicio para aprovechar el boom de las subastas, también hicieron su desembarco local. El negociador.com ya ofrece la posibilidad de pedir un determinado producto a un precio específico, a la inversa de una subasta tradicional. “No sé si va a funcionar, requiere de un alto grado de especialización y una masa crítica que hoy no existe”, remata Sambucetti.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios