BAQUIA

La VoIP tampoco es segura, claro

De momento no es ni mucho menos para que cunda la alarma, dado que todavía hay relativamente pocos usuarios. Sin embargo, los agujeros de vulnerabilidad encontrados en los distintos protocolos para VoIP empiezan a hacer mella.

Pero no hay que alarmarse: todavía estamos bastante lejos de que tengamos algo parecido al spam. Eso sí, los sistemas tecnológico/informáticos de esta forma de comunicación en auge sufrirán quizá más que otros con los ataques de los hackers.

Y es que aquí el problema es doble, ya que se trata de proteger dos infraestructuras distintas, la voz y los datos. Cosas que puede hacer un pirata: utilizar una señal introducida en un servidor para configurar y dirigir llamadas, elaborando una lista de entradas y salidas de llamadas y su duración. Con estos datos, se puede conseguir una lista de todas las llamadas hechas y, lo que sería peor, grabar conversaciones y datos del usuario. Incluso robar su identidad.

La principal amenaza es el VBombing, centenares o miles de mensajes de voz que pueden ser rápidamente enviados a un único terminal VoIP. De momento, si usted es usuario del sistema no le vendría mal encriptar la señal de llamada para que las direcciones del teléfono no aparezcan con claridad, y también encriptar los paquetes de voz, lo que prácticamente impide insertar palabras. Otra buena medida es estructurar la red separando voz y datos, tanto los dispositivos como el tráfico. Esto permite llevar una gestión paralela y garantizar más seguridad y calidad de servicio.

El ínclito Gobierno USA pretende ya obligar a las compañías que ofrecen VoIP a garantizar el acceso a las conversaciones para investigar a potenciales sospechosos. ¿Qué diablos tendrá Internet, que siempre hay que controlar cualquier forma de comunicación a través de ella? ¿Será la tan traída y llevada libertad?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios