BAQUIA

La Xbox causa un reguero de pérdidas a Microsoft

Microsoft se va a dejar un buen puñado de dólares con la broma de la Xbox. Directivos de la compañía se han puesto a hacer números para descubir que su consola les puede causar un agujero de 750 millones de dólares en el trimestre fiscal que concluye el 30 de junio. Esta cifra puede llegar hasta los 1.100 millones de dólares en el próximo año fiscal, según han revelado fuentes cercanas a la compañía.

Esta sangría de dinero no impedirá que la empresa de Bill Gates batalle con la misma intensidad en la nada velada guerra que mantiene abierta con sus dos principales rivales en el sector: Nintendo, con su Game Cube, y Sony con su flamante Play Station 2. Así, el año que viene tiene previsto lanzar un duro ataque presentando una nueva versión de la Xbox que incluirá nuevas prestaciones.

El equipo que trabaja en el desarrollo de la consola lleva nueve meses diseñando una máquina que integre los elementos de la Xbox con el descodificador de UltimateTV, que permite grabar vídeo digital, entre otros aspectos.

Para el próximo 30 de junio –la semana que viene, como quien dice–, Microsoft espera haber despachado entre 3,5 y 4 millones de Xbox en todo el mundo. Para la misma fecha del año que viene tiene previsto colocar entre nueve y 11 millones de cacharros. De igual forma, sigue manteniendo a rajatabla su ecuación de tres videojuegos vendidos por cada consola comercializada.

Las pérdidas generadas por su consola no causan ninguna sorpresa. El mandamás de Microsoft, Bill Gates, ya advirtió cuando dio el visto bueno a la Xbox, a finales de 1999, que la consola generaría unas pérdidas de 900 millones de dólares a lo largo de los ocho próximos años. Eso si Sony no recortaba el precio de su Play Station. En caso de que la compañía nipona plantara cara, como finalmente sucedió, el coste podría alcanzar los 3.300 millones.

Al menos el gigante de Redmond cuenta con una ventaja respecto a sus principales competidores: está capacitada para asumir los números rojos de la Xbox. La compañía dispone de una reserva de 42.000 millones de dólares y para el trimestre que concluye el 30 de junio espera presentar unos beneficios de 10.000 millones de dólares sobre unos ingresos de 28.250 millones.

Cada Xbox le sale a Microsoft por unos 325 millones de dólares, lo que significa que pierde 150 dólares por unidad vendida sin contar los gastos en publicidad, venta y desarrollo. Una barbaridad, vamos. Así pues la solución parece obvia a primera vista: la ecuación de tres videojuegos por consola debería aumentarse a cinco juegos por cada Xbox. Eso como poco.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios