BAQUIA

Las agencias de viaje online, malparadas tras el atentado

Las agencias de viaje online fueron hasta la semana pasada el único refugio rentable para los inversores en empresas de Internet. Pero desde hace poco más de una semana esa virtud se ha evaporado. Después de que el mercado de Nueva York abriera sus puertas el pasado lunes, las tres firmas más representativas del sector -Expedia, Travelocity y Priceline- han podido comprobar qué se siente al ver cómo cae el 30% de su valor bursátil.

Los títulos de Expedia se despeñaron ayer un 18.1%, cerrando a 19,64 dólares. Travelocity se dejó 15 centavos por título (lo que supuso un descenso del 1,1%) y concluyó a 12,41 dólares por valor. Por su parte, las acciones de Priceline cerraron a 2,31 dólares tras caer un 23,2%. Este descenso generalizado de las agencias de viajes online se produce en paralelo al que sufren las grandes aerolíneas de todo el mundo.

El bache provocado por el ataque terrorista del histórico 11 de septiembre de 2001 también se refleja en la caída en la demanda de reservas. Según datos proporcionados por Expedia, éstas disminuyeron un 65% durante los cuatro días posteriores al atentado terrorista. Desde ese día, las agencias de Travelocity funcionan a medio gas, mientras que Priceline ha optado por no hacer pública la caída, aunque los analistas aseguran que es similar a la que experimenta la competencia.

La mala coyuntura que atraviesan estas compañías ha provocado que Morgan Stanley haya reducido las previsiones de ingresos operativos de Expedia para el tercer trimestre de 9 a 2 millones de dólares. Sin embargo, Terrell B. Jones, CEO de Travelocity, ha asegurado que sus estimaciones, de entre 8 y 10 centavos de beneficios por acción para el tercer trimestre, se mantienen inalterables a pesar de la coyuntura negativa. Por último, Goldman Sachs ha modificado sus previsiones sobre los beneficios de Priceline, rebajándolos de 355 a 287 millones de dólares.